Camizestrant, un fármaco degradador selectivo del receptor de estrógeno de próxima generación (ngSERD) desarrollado por la farmacéutica AstraZeneca, mejora la supervivencia libre de progresión, en comparación con fulvestrant, en pacientes con cáncer de mama cáncer de mama ER+ HER2-. Así se ha demostrado en los resultados del ensayo de fase II SERENA-2. Estos se han dado a conocer en la 45ª edición del Simposio sobre el cáncer de mama de San Antonio 2022 (SABCS), que se celebra del 6 al 10 de diciembre.

Mafalda Oliveira, investigadora del grupo de cáncer de mama del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y oncóloga médica del Hospital Universitari Vall d’Hebron, explica que la mayoría de los tumores eventualmente desarrollan resistencia a las terapias endocrinas disponibles. Así, comúnmente adquieren una mutación en el gen que codifica para el ER, ESR1. “Los SERD, como fulvestrant, pueden bloquear la actividad del ER en tales casos”

De hecho, fulvestrant es el único fármaco SERD aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos y por la Agencia Europea del Medicamento para el tratamiento del cáncer de mama. Sin embargo, este debe administrarse mediante inyección intramuscular por un sanitario.  Por ello, los investigadores están trabajando para desarrollar nuevos SERD más eficaces y de fácil administración. Camizestrant, por ejemplo, se toma como una pastilla diaria.

Asimismo, “los resultados del estudio demuestran que globalmente y tanto en pacientes con o sin mutaciones en ESR1 camizestrant es estadística y clínicamente superior a fulvestrant en términos de aumento de la supervivencia libre de progresión”, afirma Oliveira.

Mejores resultados en cáncer de mama ER+ HER2-

En la población estudiada camizestrant redujo significativamente el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte en un 42 por ciento con la dosis de 75 y en un 33 por ciento con la dosis de 150 mg comparado con fulvestrant.  Entre los pacientes que presentaban una mutación ESR1, camizestrant mostró una reducción del 67 por con una dosis de 75 mg y una reducción del 45 por ciento con 150 mg en comparación con los que recibieron fulvestrant. También se observó eficacia en pacientes sin una mutación ESR1 detectable. En concreto, con una reducción del 22 por ciento y del 24 por ciento en el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte con 75 mg y 150 mg, respectivamente.

Camizestrant también demostró un mejor control de la enfermedad en pacientes con metástasis pulmonares o hepáticas. En este caso se observó una reducción del 67 por ciento y del 45 por ciento en el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte con dosis de 75 mg y 150 mg, respectivamente. Igualmente, en pacientes que habían recibido un tratamiento previo con un inhibidor de CDK4/6, camizestrant mostró una reducción del 51 por ciento en el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte con la dosis de 75 mg y un 32 por ciento de reducción en el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte con 150 mg. “Se trata de grupos importantes de pacientes, ya que en los casos de cáncer de mama cáncer de mama ER+ HER2- se necesitan mejoras en las terapias actuales”, concluye Mafalda Oliveira.