Redacción. Madrid.- El vicepresidente del Center Cancer MD Anderson de Houston, el profesor Thomas D. Brown, ha manifestado, durante su participación en el I Symposium Internacional de Oncología, celebrado en Madrid, que el espectro farmacológico diseñado para contrarrestar el cáncer colorrectal ha mejorado notablemente en estos últimos años y que la individualización de los tratamientos protagonizará el futuro inmediato de la lucha contra esta patología.

Brown ha señalado que en estos momentos en España existen unos 20.000 o 30.000 casos cada año y en Estados Unidos la cifra se dispara y supera los 100.000, "cifras realmente alarmantes". Para este especialista, es cierto que ha habido un aumento de los casos de cáncer colorrectal en los últimos años, pero también han aparecido fármacos que han hecho posible que reduzcamos la mortalidad.

Respecto a la quimioterapia, Brown se refirió a la disminución de los síntomas que provoca la patología, y, en segundo lugar, a la prolongación de la vida del enfermo, "pero con calidad", y subrayó que, en casos de estadio 4, cuando se ha producido una metástasis en el hígado o en cualquier otro órgano, parece que la combinación puede aumentar la tasa de curación.

En cuanto a las terapias, según el experto, la decisión sobre cuál emplear es algo "con muchos matices" porque cuando el tratamiento es sólo paliativo, el dilema es el uso de varios fármacos de forma lineal. "El empleo combinado de varios medicamentos siempre es mejor, pero en pacientes que no se pueden curar puede también ser útil", matizó.

Brown también aludió a los estudios clínicos en los que está involucrado actualmente y explicó que básicamente se centran en descubrir métodos dirigidos a aumentar la eficacia de los fármacos. "Tenemos otro tipo de estudios que están tratando de describir mecanismos moleculares, las llamadas "targeted therapies", con el fin de añadirlos a la quimioterapia común", explicó.

De cara al futuro, el especialista del Cancer Center MD Anderson de Houston subrayó, por un lado, la identificación de características moleculares que detectan el tipo de pacientes que pueden verse más beneficiados por un tratamiento u otro, lo que posibilitaría la elaboración de tratamientos más eficaces y la mejora de las tasas de respuesta, es decir, la individualización de los tratamientos. y por otro lado, este entendimiento molecular "nos ayudará a elaborar nuevos medicamentos". No obstante, matizó que "desgraciadamente, este tipo de investigaciones se encuentran todavía en fase inicial, en laboratorios".