Desde el consultorio los expertos en la salud y nutrición pueden ayudar a los pacientes a mantener un peso adecuado o a cambiar hábitos alimenticios por hábitos saludables, sin embargo, la educación a los pequeños de la mano de sus padres obtendrá un mejor resultado.

Entre los consejos que pueden ser funcionales para comenzar a reestructurar hábitos en el paciente, se encuentran:

Crear un ambiente agradable

Es probable que el proceso sea un poco complicado al inicio, pero debe contemplarse que se puede relacionar cada cosa o alimento con una emoción o sentimiento, es recomendable que la alimentación sea relacionada con una experiencia agradable.

Poner el ejemplo

El médico debe procurar tener buenos hábitos alimenticios y aplicarlos diariamente, esto ayudará a instruir al paciente en su vida cotidiana y observar sus beneficios, además de recomendar al paciente a seguir una rutina de actividad física diaria si es posible o al menos cada tercer día.

Involucrar a los integrantes de la familia

La familia es una importante factor de cambio. Ellos deben asumir mayores responsabilidades en la reestructura de los hábitos alimenticios saludables. Se recomienda pedirle ayuda para  familiarizarse con los alimentos y hábitos que quieren adoptarse, así como aprender a diferenciar la comida que aporta nutrimientos y conozcan distintas formas de preparar un platillo saludable.

Toma en cuenta sus necesidades

Este punto va en función con la cantidad y el tipo de alimentos, se debe considerar que los niños comen menos que un adulto, por lo que es recomendable servirles la porción adecuada para que puedan disfrutar su comida además de aprender a quedar satisfechos sin estar lleno.

Mantén una relación saludable con los alimentos

Se debe procurar no expresarse de forma negativa a la comida, como quejarte de las calorías que tiene cada cosa o hacer dietas que no te hacen sentir feliz. Así mismo, tampoco es recomendable usar como castigo ciertos alimentos o platillos para no desarrollar aversión hacia estos.

Generar consciencia sobre los alimentos

Más allá de ver con la cantidad o el tipo de alimentos, es sobre generar consciencia, disfrutar día a día de una comida saludable y nutritiva e inculcar valores como la empatía y la gratitud, que ayudará a que tengan un buen desarrollo nutricional y un sentido humano en la sociedad.

Opciones para orientar a sectores con problemas de alimentación

Para los pequeños que no tienen acceso a una comida completa y nutritiva, existen fundaciones y asociaciones dedicadas a ayudar a niños de escasos recursos a tener una alimentación balanceada, como ‘Dibujando un mañana’ o ‘Comer y Crecer’, y así contribuir a que se desarrollen sanos y tengan un mejor futuro.

Para contribuir a esta gran causa, puedes unirte a la campaña de Kiwilimón “10 años cocinando contigo”, que tiene como objetivo mejorar la salud de muchos pequeños, a través de apoyo económico para el abastecimiento de insumos alimenticios.