Neurocientíficos de la Universidad de Cardiff han realizado un nuevo estudio para explorar el impacto positivo del juego con muñecas en los niños. Utilizando la neurociencia, el mismo establece que jugar con muñecas activa regiones del cerebro que permiten a los niños desarrollar la empatía y habilidades de procesamiento social. Esto ocurre incluso cuando juegan solos.

El estudio supervisó la actividad cerebral de 33 niños de entre cuatro y ocho años de edad, mientras jugaban con una serie de muñecas Barbie. Así, el equipo descubrió que el surco temporal superior posterior se activaba incluso cuando el niño jugaba solo. Esta es una región del cerebro asociada con el procesamiento de información social como la empatía. Otra conclusión fue que estos beneficios del juego de muñecas en solitario eran iguales para niños y niñas.

Jugar con muñecas tiene más beneficios que una tablet

“Jugar con muñecas anima a los niños a pensar en otras personas y en cómo podrían interactuar con ellas. El hecho de que el pSTS estuviera activo durante nuestro estudio demuestra que jugar con muñecas les ayuda a ensayar algunas de las habilidades sociales que necesitarán en el futuro”. Así resumía las conclusiones la catedrática Sarah Gerson del Centro de Ciencias del Desarrollo Humano de la Universidad de Cardiff.

Los resultados del estudio demuestran que los niños tienen los mismos niveles de activación del pSTS cuando juegan solos con muñecas que cuando lo hacen con otras personas. Otro hallazgo del estudio es que, cuando se deja al niño jugando solo con una ‘tablet’, hay mucha menos activación del pSTS. Todo a pesar de que el juego implique un elemento creativo considerable.

El trabajo concluye que estos datos son significativos en el contexto actual, por la cantidad de tiempo que han pasado los niños en casa durante el periodo de confinamiento por la COVID-19. Por ello, los padres se muestran cada vez más interesados en asegurar que sus hijos desarrollen habilidades sociales.