Con el objetivo de demostrar el papel de la microbiota intestinal en el metabolismo del estrógeno, cuyo declive abrupto en la menopausia aumenta el riesgo de desarrollar Alzheimer en las mujeres, el proyecto dirigido por la doctora Claudia Pérez Cruz, investigadora del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), resultó ganador de la Convocatoria México 2020 de la Biocodex Microbiota Foundation (BMF).

Con un financiamiento de 25 mil euros, los hallazgos de este equipo –en el que también participan investigadores del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez y del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán– podrían contribuir al desarrollo de terapias farmacológicas destinadas a fomentar que distintos tipos de bacterias promuevan la liberación de estrógeno y así prevenir la disfunción cognitiva asociada a declive de esta hormona durante el envejecimiento, informó la Dra. Valentina García, corresponsal en México de la BMF.

“Me parece un proyecto muy interesante, que termina siendo de actualidad porque sabemos que la enfermedad de Alzheimer es muy importante y, de alguna forma con la longevidad, vemos muchos casos, más que hace tiempo —señaló la Dra. Solange Heller, Presidenta del Comité Científico en México de la BMF—. Lo que me gustó mucho de este trabajo es la cuestión interinstitucional y el enfoque de la Dra. Pérez Cruz. Del Cinvestav ya habíamos tenido trabajos en la lista final, lo que nos habla de que tenemos un buen nivel de personas que se dedican a la investigación en nuestro país”.

Alzheimer y microbiota

Anteriormente, se tenía la noción de que la enfermedad de Alzheimer estaba restringida al cerebro. Sin embargo, se ha venido dilucidando que se empieza a gestar décadas antes de que se manifieste daño cognitivo como tal. Incluso décadas antes del diagnóstico clínico de la enfermedad, se pueden empezar a ver cambios periféricos, entre los que se encuentran las alteraciones de la microbiota, explicó la doctora Pérez Cruz.

“Una vez que el estrógeno se libera, tiene una función en sus órganos blanco y después se inhabilita para ser excretado. Sin embargo, en el intestino, algunas bacterias son capaces de metabolizarlo, volverlo activo y regresarlo a la circulación. Nuestro interés es determinar si esas bacterias están en menor presencia en las mujeres que presentan la enfermedad en comparación con mujeres sanas. Se ha relacionado que quizá este declive en las hormonas de las mujeres pudiera estar relacionado con el daño en el sistema nervioso central”, detalló.

Además de un estudio clínico con mujeres diagnosticadas con Alzheimer, este protocolo de investigación contempla un estudio preclínico con ratonas transgénicas de la enfermedad de 12 meses de edad, etapa que representa el periodo de la postmenopausia. A través de manipulaciones en el estudio preclínico se podrá determinar la mejor vía para rescatar este tipo de bacterias. Con base en el cruce de resultados de ambos estudios, ya en una investigación posterior, se podría explorar alguna estrategia terapéutica para evitar el desarrollo de demencias en las mujeres.

Ganador de la Fundación Biocodex

“Agradezco muchísimo que existan organizaciones como la Fundación Biocodex: son alternativas de financiamiento muy importantes –destacó la investigadora principal del proyecto ganador–. En México tenemos una alta exigencia académica en muchos grupos de investigación. Sin embargo, lo que nos pone en desbalance es la falta de financiamiento. Uno no se puede quedar cruzado de brazos: hay que buscar otras opciones y fuentes de financiamiento. Esta es una muy buena iniciativa y estamos agradecidos por el apoyo. Que apuesten por la investigación en nuestro país es muy relevante”.

Mediante un procedimiento competitivo, eficiente y equitativo, sustentado en méritos y calidad, el proyecto ganador del Convocatoria México 2020 de la BMF fue elegido entre seis finalistas con temas tan diversos como el potencial de los probióticos en el tratamiento de hemiparkinsonismo (en un modelo con ratas); control de bacterias intestinales relacionadas a obesidad y síndrome metabólico; microbiota y  trastornos funcionales intestinales, y microbiota intestinal en pacientes pediátricos y su relación con infecciones producidas por protozoarios y helmintos intestinales.

En esta edición del certamen, el Comité Científico encargado de la evaluación de los proyectos estuvo conformado por Adelfo Escalante Lozada, investigador del Departamento de Ingeniería Celular y Biocatálisis del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Mariano García Garibay, profesor-Investigador de los departamentos de Biotecnología (Unidad Iztapalapa) y Ciencias de la Alimentación (Unidad Lerma) de la Universidad Autónoma Metropolitana; José María Remes Troche, director del Instituto de Investigaciones Médico Biológicas de la Universidad Veracruzana, y Rosario Velasco Lavín, profesora de Asignatura de Epidemiología Clínica y Medicina Basada en Evidencias e Integración Básico Clínica 1 en la Facultad de Medicina de la UNAM.