Trini Díaz, Pamplona.-Disponer de un marco o régimen de funcionamiento propio es un instrumento eficaz para dotar a las comisiones deontológicas colegiales de mayor consistencia y coherencia. Así lo pusieron de manifiesto representantes de las Comisiones de Etica, Deontología, Derecho y Visado de los Colegios de Médicos del País Vasco, La Rioja, Zaragoza, Teruel y Navarra, una reciente Jornada de trabajo que han celebrado conjuntamente, con el fin de poder intercambiar experiencias y abordar temas que les preocupan desde el punto de vista ético.

Uno de los puntos destacables de la reunión fue el análisis de los diferentes regímenes de funcionamiento interno de las Comisiones colegiales de Ética y Deontología. En Guipúzcoa y Navarra ya disponen de una normativa de funcionamiento y en Zaragoza viene regulado en sus Estatutos, mientras que en otros Colegios, como La Rioja, se está a la espera de la aprobación definitiva de los estatutos, que contemplan la estructura y funcionamiento de la Comisión. Aunque el desarrollo en la elaboración de regímenes de funcionamiento interno es desigual, los representantes colegiales coincidieron en la necesidad de disponer de un marco que defina la mecánica ordinaria de la Comisión, reglamente la asistencia de sus miembros y su relación con las Juntas Directivas colegiales.

Otro tema debatido, y que generó consenso entre los asistentes, fue la necesidad de articular medidas para evitar la instrumentalización de las resoluciones de las comisiones deontológicas como prueba ante los tribunales de Justicia. En este sentido, la Junta Directiva del Colegio navarro ha acordado, como norma general, no dar entrada en la Comisión de Etica y Deontología a aquellos asuntos que estén en manos de los tribunales de Justicia, mientras éstos no se resuelvan. Este criterio, que también es aplicado en el resto de los Colegios, "garantiza la confidencialidad de los trabajos de la Comisión y la pureza de los procesos". Asimismo, se subrayó que "cuando un juez solicita un expediente, tiene también la obligación de argumentar jurídicamente por qué lo hace".

Además de estos aspectos se abordaron otros relacionados con las peritaciones para las compañías de seguros, el intrusismo profesional, la Ley de Protección de Datos y la revisión y puesta al día sobre testamento vital.

Función asesora, no vinculante

Por otro lado, se expuso que en los reglamentos internos, aprobados por Navarra y Guipúzcoa, se recoge la función asesora y no vinculante de las Comisiones Deontológicas. En relación a este aspecto hubo unanimidad porque "son las Juntas Directivas colegiales, que poseen capacidad jurídica, las que deciden en última instancia y asumen la responsabilidad correspondiente".

Los representantes de las Comisiones Deontológicas reunidas resaltaron, finalmente, la necesidad del cumplimiento riguroso de las normas administrativas. En este sentido, recalcaron que la Comisión Central de Deontología de la OMC establece que la relación médico-Colegio está definida por la Ley Ordinaria de Procedimiento Administrativo y, por tanto, "los temas que tratamos deben contar siempre con la autorización de la Junta, y las citaciones para las comparecencias ante la Comisión deben tramitarse a través de la secretaría del Colegio de Médicos. La Ley de Procedimiento Administrativo así lo exige y, en caso contrario, puede incurrirse en un acto de coacción".