Residentes y estudiantes de Medicina buscan fórmulas para realizar su formación práctica. En la actualidad, están sufriendo “carencias en la docencia práctica” debido a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19. Especialmente afectados resultan los estudiantes de 6º curso, según ha comentado Antonio J. Torres, catedrático de Cirugía de la Universidad Complutense de Madrid y vicepresidente de la Comisión Nacional de la Especialidad de Cirugía General y del Aparato Digestivo.

En algunas comunidades autónomas los estudiantes no pueden entrar en los hospitales docentes universitarios. En opinión de Javier Arias, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, “los estudiantes deben estar, con las debidas garantías, donde adquieren competencias esenciales para su ejercicio profesional futuro”.

Posibles soluciones para residentes y estudiantes de Medicina

Antonio Torres ha comentado algunas posibles soluciones para continuar con la formación práctica de los estudiantes de Medicina. “Habría que arbitrar medidas extraordinarias de gestión de recursos materiales y humanos en las facultades de Medicina y en los hospitales universitarios. Es necesario permitir la entrada de los estudiantes en los hospitales de forma ordenada, con las medidas de seguridad pertinentes”

En cuanto a los residentes de Cirugía, “deberían establecerse medidas que palien la situación, como el incremento de la actividad quirúrgica sin ingreso (estrategias de cirugía mayor ambulatoria, estrategias de cirugías de corta estancia, programas de recuperación postoperatoria precoz,..) o la ampliación de forma excepcional de sus periodos de residencia (como ya se hace cuando concurren enfermedades en los residentes que les puedan conducir a no completar los periodos legalmente establecidos: enfermedades de larga duración, intervenciones quirúrgicas, embarazo, etc.)”.

La situación para los residentes de Cirugía es especialmente preocupante, según ha comentado Antonio Torres. Por una parte, “la limitación en el número de personas que pueden reunirse impide la realización de las sesiones clínicas planificadas”. Por otro lado, “se ha reducido el número de intervenciones quirúrgicas programadas por la sobrecarga hospitalaria que supone la atención de los pacientes COVID-19”.

Impacto en el futuro

Los expertos han mostrado su preocupación por el impacto que tendrá esta situación en la práctica clínica. Los estudiantes de 6º Curso de las facultades de Medicina y los residentes de Cirugía de 5º año, especialmente, están sufriendo un retraso en sus periodos formativos. Según el Prof. Torres, “todo ello repercutirá en la actividad clínica que lleven a cabo cuando terminen administrativamente sus periodos de formación el próximo mes de junio”.

En un análisis global de la situación, Javier Arias ha comentado que la escasez de personal sanitario en España podría cubrirse con “los estudiantes bien formados”. “El aprendizaje y la colaboración de los estudiantes redundaría también en el propio sistema sanitario y en la sociedad a corto, medio y largo plazo”, ha dicho el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense.

Solo clases online

Por su parte, los estudiantes han lamentado la situación en la que se encuentran. Isabel Mata, que estudia 6º de Medicina en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, ha señalado que el curso 2020-21 va a quedar reducido a clases online. “Esto es un gran cambio respecto a otras generaciones de médicos. En concreto, 6º curso es el momento donde más tiempo se invierte en prácticas clínicas. Además, en nuestra universidad puedes optar por rotar por los servicios que te hayan resultado más interesantes a lo largo de la carrera”. Las prácticas clínicas, según Isabel Mata, son “una parte de la formación médica indispensable y primordial”.

Esta futura médica ha recordado que en 6º de Medicina se debe superar el ECOE. Se trata de un examen de final de curso necesario para conseguir el Grado de Medicina. “Nos preocupa cómo vamos a afrontar dicha prueba sin haber podido realizar prácticas”, ha señalado Isabel Mata. La estudiante ha propuesto “retrasar las prácticas clínicas y/o adoptar medidas que se adecuen a la situación sanitaria actual”, como reducir los grupos de las prácticas, etc.