Científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford, en Estados Unidos, han relacionado la resistencia a la insulina con un mayor riesgo de desarrollar un trastorno depresivo mayor, según una nueva investigación que publican en el ‘American Journal of Psychiatry’.

“Si eres resistente a la insulina, tu riesgo de desarrollar un trastorno depresivo mayor es el doble que el de alguien que no es resistente a la insulina, incluso si nunca has experimentado depresión antes”, explica Natalie Rasgon, profesora de psiquiatría y ciencias del comportamiento.

Los estudios han confirmado que al menos uno de cada tres personas padece resistencia a la insulina, a menudo sin saberlo. Esta afección no se debe a una deficiencia en la capacidad del páncreas para segregar insulina en el torrente sanguíneo, como ocurre en la diabetes de tipo 1, sino a la disminución de la capacidad de las células de todo el organismo para atender las órdenes de esta hormona.

Asociación entre la resistencia a la insulina y trastornos mentales

Ya se han establecido asociaciones entre la resistencia a la insulina y varios trastornos mentales. Por ejemplo, se ha demostrado que alrededor del 40% de los pacientes que sufren trastornos del estado de ánimo son resistentes a la insulina, recuerda Rasgon.

Los que desarrollaron prediabetes en los dos primeros años del estudio tenían un riesgo 2,66 veces mayor de sufrir una depresión grave en el punto de seguimiento de los nueve años, en comparación con los que tenían resultados normales de la prueba de glucosa en ayunas a los dos años.

El resultado final es que la resistencia a la insulina es un importante factor de riesgo de problemas graves, entre los que se incluyen no sólo la diabetes de tipo 2, sino también la depresión.