E.P.-Madrid.-La respiración inadecuada en los niños, que puede llegar a provocar malos hábitos y secuelas como disminución del apetito, ojeras, palidez, ronquidos, acumulación de saliva y poca resistencia física, es uno de los principales temas abordados en la XXV reunión anual de la Sociedad Española de Odontopediatría, celebrado en Salamanca.

Según la ponencia de la logopeda Nidia Zambrana, los padres son muy necesarios a la hora de evitar que sus hijos presenten estos síntomas ya que deben observar si éstos babean, roncan, duermen con posturas corporales inadecuadas o llevan cabo actividades de su vida diaria con la boca "semiabierta".

El remedio, explicó, es enseñar a que los niños respiren bien y para ello sirve la técnica Miofuncional, es decir, tratar diversos aspectos tales como la masticación, deglución y los hábitos orales como chuparse el dedo por ejemplo.

Lo más importante, concluyó la experta brasileña, es que el tratamiento de corrección empiece lo antes posible, de ahí la importancia de los padres que deben adelantarse a sus hijos observando sus hábitos diarios cuando duermen, comen o incluso cuando hablan.

La reunión anual ha tenido como objetivo, a grandes rasgos, estudiar medidas preventivas para el tratamiento de las afecciones odontológicas más comunes y los métodos más novedosos, entre ellos, la presentación de una jeringuilla sin aguja.

En torno a este evento se han reunido unos 400 profesionales entre ellos pediatras, ortodoncistas, logopedas, otorrinos y odontopediatras que han tratado desde un contexto multiprofesional los principales problemas bucodentales que afectan a los niños.