Menorca (2/4-10-10).- El científico es el único investigador que tiene la obligación de explicar a sus colegas lo que hizo durante la investigación, porqué lo hizo, cómo lo hizo y lo que aprendió al hacerlo. El trabajo no concluye hasta que no son publicados los resultados. Esta es la fórmula aceptada, para comunicar los hallazgos a la comunidad científica, y para que la investigación pase a formar parte del conjunto de la ciencia. Este cúmulo de información se encuentra en la actualidad en las Bibliotecas Virtuales, sólo las Comunidades Autónomas de Madrid, Navarra, Cataluña, Castilla-León, Asturias, Aragón, Islas Baleares, Andalucía y Galicia, disponen de este recurso que permite acceder a la información y documentación científica, relevante y actualizada a sus profesionales sanitarios.

Durante los días 23 y 24 de septiembre ha tenido lugar el encuentro anual del grupo de responsables autonómicos de las bibliotecas virtuales de ciencias de la salud. El marco elegido, por tercer año consecutivo, ha sido la XXI Escuela de Salud Pública de Menorca, ubicada en el Lazareto de Mahón.

El encuentro estuvo coordinado por Virgili Páez Cervi, responsable de la Biblioteca Virtual de Ciències de la Salut de les Illes Balears (Bibliosalut), y participaron. Verónica Juan Quilis, directora de la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía (BV-SSPA), Carlos González Guitián, coordinador de la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Galicia (Bibliosaúde), y Elena Primo Peña, directora de la Biblioteca del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Los expertos reunidos reincidieron en que es necesaria la creación de un catálogo colectivo de revistas científicas, que facilite el préstamo interbibliotecario. En este sentido, Virgili Páez Cervi, comentó que en este momento la información de los fondos de las bibliotecas españolas de ciencias de la salud se encuentra en los catálogos colectivos de dos empresas privadas.”Creemos que es necesario un catálogo colectivo nacional público y abierto a cualquier usuario de Internet, financiado por un organismo de ámbito estatal”, dijo.

El Instituto Carlos III apoya este proyecto ya que la entidad viene financiando el acceso público del catálogo colectivo de revistas más antiguas (C17), y según comentó Elena Primo, directora de la Biblioteca del ISCIII, debido a la situación económica del próximo año se plantean hacer un estudio del mismo.

“En el encuentro consideramos que el Instituto Carlos III puede ser el organismo de ámbito estatal que puede asumir la creación de este nuevo catálogo colectivo público”, expresó Páez, y argumento que, en el “Estudio de Viabilidad para la creación de la Biblioteca Virtual del Sistema Nacional de Salud” se contempla, entre otros servicios, la creación de un catálogo colectivo de estas características. “Podría ser viable que en un futuro el Ministerio de Sanidad y Política Social se hiciera cargo del catálogo colectivo de revistas científicas”, dijo el coordinador.

Al respecto del Estudio de Viabilidad para la creación de la Biblioteca Virtual del Sistema Nacional de Salud, los expertos reunidos concluyeron que el pasado mes de diciembre de 2009 se entregó al Ministerio de Sanidad y Política Social el borrador del informe. En el documento se destaca el ahorro que supondrá a las Administraciones Públicas su puesta en funcionamiento. “En breve la coordinadora técnica remitirá el informe final, después de que algunas comunidades autónomas nos facilitaran algunos datos, y en este momento estamos a la espera de la reunión de la Comisión Nacional del proyecto”, afirmó Páez.

Acuerdos de colaboración entre bibliotecas Virtuales

En el encuentro los responsables de la Bibliotecas Virtuales de Andalucía, Galicia e Islas Baleares, acordaron que la forma más ágil de estar en contacto es a través de las redes sociales, concretamente, Twitter. “Estuvimos planteando la creación de un grupo de trabajo que revise lo que estamos haciendo, entre las tres bibliotecas, y la principal forma de intercambio de información está en la red”, aseguró el coordinador.

Por ello, el grupo trabajará próximamente en establecer un acuerdo para que las tres bibliotecas puedan ofrecer de forma gratuita el Servicio de Obtención de Documentos (SOD). También compartirán estudios de los productos que están disponibles en el mercado sobre análisis de estadísticas de uso de los recursos electrónicos. Plantearon la convocatoria de una reunión presencial entre las bibliotecas virtuales que tienen el proyecto de repositorio institucional para compartir ideas y experiencias.

Además, acordaron estudiar la propuesta e la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Galicia de compartir un catálogo de e-books disponibles gratuitamente en diversas webs.

El último punto de la jornada fue la necesidad de difundir, entre profesionales del resto de Bibliotecas Virtuales y de la documentación en ciencias de la salud, de las XIV Jornadas Nacionales de Información y Documentación en Ciencias de la Salud, Bibliosalud 2011, que se celebran los días 13,14 y 15 de abril del próximo año en la ciudad de Cádiz. “Nuestra conclusión del encuentro se fundamenta en una palabra “cooperación” entre las bibliotecas virtuales, es más necesario que nunca y también más fácil, apostamos por la colaboración entre nosotros para facilitar el trabajo a nuestros lectores”, finalizó Páez.