Redacción, Málaga.-Hasta el momento, las evidencias científicas recomendaban, entre otras cosas, controlar estrictamente el colesterol en los pacientes diabéticos. Algo que, según los expertos, hasta los mismos enfermos tienen bastante asumido.

Sin embargo, ahora, los especialistas siguen investigando para poder abordar de una manera más contundente esta enfermedad, en la mayoría de los casos letal si no se controla adecuadamente. Y, precisamente, en esta línea se enfoca el estudio observacional que desde hace dos años desarrollan grupos de trabajo de la Unidad de Lípidos del Hospital Clínico de Málaga y de la Universidad de la misma ciudad andaluza.

"Nuestro estudio -según ha argumentado el vicepresidente del XVI Congreso de la Sociedad Española de Arteriosclerosis celebrado, recientemente, en Marbella, el doctor Pedro Valdivielso- analiza precisamente cuál es el papel de los triglicéridos en la enfermedad vascular periférica, es decir, en las extremidades inferiores, que se asocia a la diabetes". Hecho que se erige como importante si se tienen en cuenta los datos de algunos estudios que apuntan que entre el 10 y el 15 por ciento de pacientes acabarán padeciendo amputaciones de los pies.

Los primeros resultados de este trabajo vislumbran ya algunas conclusiones: "parece -tal como ha explicado el doctor Valdivielso- que sí existe relación directa entre la cantidad de grasa que circula por la sangre después de las comidas (postprandial) y la presencia de enfermedad vascular periférica medida por Doppler". De confirmarse, y siguiendo con los argumentos expuestos por este médico, cabría concienciar a especialistas y pacientes de que un enfermo diabético no sólo debe controlar el colesterol, sino que le resultará vital tener muy en cuenta también la cantidad de triglicéridos. Algo que puede llevarse a cabo de una manera tan sencilla como estableciendo un estricto control dietético bajo la supervisión del médico que realice el seguimiento de estos pacientes.

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta, según la OMS, a más de 77 millones de personas en el mundo, cifra que según se prevé llegará a los 300 millones dentro de 25 años. Según el Informe SEA 2003, se estima que en España la padecen un 6 por ciento de la población, porcentaje que aumenta al 10 por ciento si se centra en el sector de entre 38 y 89 años. Siguiendo con este mismo informe, aproximadamente 9 de cada 10 casos son de diabetes tipo 2 (conocida como diabetes del adulto). Con cerca de 10.000 muertes al año, la diabetes supone la sexta causa de muerte en España (el 2″6 por ciento de todas las defunciones).