El tratamiento con Zometa (ácido zoledrónico) redujo en un 58 por ciento el riesgo de complicaciones óseas potencialmente invalidantes en pacientes con carcinoma de células renales, un tipo de cáncer renal. El tratamiento con Zometa también retrasó significativamente la aparición de las primeras complicaciones óseas. Los datos, procedentes del análisis retrospectivo de un subgrupo de pacientes de un estudio más amplio, se han presentado en el congreso anual de la Asociación Europea de Urología (EAU), celebrado en Madrid.

"Las complicaciones óseas del cáncer renal pueden ser tan invalidantes que, además de impedir que los pacientes con enfermedad en fase avanzada realicen sus actividades diarias rutinarias, pueden llegar a confinarlos en cama," ha dicho el Dr. Alan Lipton, investigador principal y profesor del Departamento de Medicina de la Unidad de Oncología del Milton S. Hershey Medical Center, Pennsylvania State University (EE.UU.). "Zometa puede reducir y retrasar la aparición de estas complicaciones óseas habituales y, de esta manera, ayudar a los pacientes a conservar un estilo de vida lo más normal posible durante un período de tiempo más largo."

Las complicaciones óseas son un grave problema para los pacientes con cáncer en fase avanzada. Son consecuencia de las metástasis (diseminación) del cáncer al hueso e incluyen: dolor óseo, fracturas patológicas, necesidad de radioterapia o cirugía ósea, compresión de la médula espinal e hipercalcemia.

El carcinoma de células renales es el tipo más frecuente de cáncer renal en el adulto y representa el 90-95 por ciento de todos los tumores renales. El 35 por ciento aproximadamente de los pacientes con carcinoma de células renales metastásico presentan complicaciones óseas durante la enfermedad.

Zometa es un bisfosfonato intravenoso de nueva generación. Es el primer tratamiento de este tipo que demuestra eficacia en la prevención de complicaciones óseas en una amplia gama de tumores, como el cáncer de células renales, de mama, de próstata y de pulmón, así como en el mieloma múltiple. Zometa ofrece, además, a los pacientes y a los médicos una cómoda administración: 4 mg con un tiempo de infusión de 15 minutos.