Reforzar la salud pública y contar con sistemas de información más precisos han sido algunos de los retos en Epidemiología planteados en la XL Reunión Anual de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), que se ha celebrado en San Sebastián.

La salud pública post-pandemia ha sido el tema de una de las mesas del encuentro. Han participado Antoni Plasència, del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). María José Sierra, del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad. Artur Rocha, del Instituto de Engenharia de Sistemas e Computadores, Tecnologia e Ciência (INESC TEC). Y Salvador Peiró, de la Fundación para el fomento de la investigación sanitaria y biomédica de la Comunidad Valenciana (FISABIO Salud Pública). Henrique Barros, del Instituto de Saúde Pública da Universidade do Porto (ISPUP), ha intervenido como moderador.

Retos en Epidemiología

Antes de hablar de los retos en Epidemiología, los expertos han analizado las lecciones que ha dejado la pandemia por la COVID-19. Antoni Plasència ha comentado que "ni la Epidemiología en España ni en otros países estaba preparada, especialmente desde el punto de vista técnico, tecnológico y organizativo". "La pandemia nos cogió con unas herramientas y una organización de la Epidemiología en el ámbito de la salud pública que correspondían al siglo XX”, ha dicho.

Por su lado, Henrique Barros ha pedido a dirigentes, líderes políticos y responsables de salud que analicen las lecciones que ha dejado la pandemia actual. “Desde el punto de vista de los servicios de salud tenemos que analizar si la fuerza de trabajo en salud pública es suficiente. Yo creo que en la mayoría de los países no lo era”, ha reflexionado.

A nivel global, la principal limitación durante la pandemia estuvo en la escasa capacidad de poder diagnosticar y, posteriormente, poner en marcha las actuaciones de control y tratamiento. “Durante mucho tiempo, tanto en España como fuera, el virus circulaba de manera indetectada. El problema se abordaba de manera parcial”, ha dicho Antoni Plasència.

Mejorar la comunicación científica

Asimismo, los expertos han hablado de la infodemia: “Debemos empoderar la Epidemiología en el sistema de salud. Tenemos que luchar contra la infodemia y mejorar la comunicación científica y de riesgo, en todas las direcciones”, ha señalado Henrique Barros. De esta manera, aumentará el compromiso y la adherencia de la ciudadanía a determinadas medidas.

Entre otros aspectos, los participantes han considerado necesario reforzar los siguientes puntos:

  • Mayor esfuerzo en materia de preparación epidemiológica y de salud pública.
  • Desarrollar sistemas de vigilancia más inteligentes.
  • Aumentar la capacidad de producir y distribuir diagnósticos, vacunas y tratamientos.
  • Fortalecer las capacidades de salud pública.
  • Garantizar y financiar al personal adecuado.
  • Combatir la desinformación.
  • Promover acuerdos de gobernanza mundial.
  • Tener en cuenta aspectos como la equidad y la sostenibilidad.

Aspectos positivos

En cuanto a los aspectos más positivos de la gestión de la pandemia, los participantes han apuntado "la gran capacidad de los sistemas de salud de generar y producir vacunas, y de hacer que llegaran a una parte significativa de la población, aunque desgraciadamente sólo para los países más ricos".