En el área de Sanidad, el estudio, que se puede consultar en www.ibm.com/ciostudy2011, destaca dos grandes áreas de cambio: la transformación del modelo sanitario y la utilización de soluciones analíticas. Ambas son dos caras de una misma moneda que buscan mejorar la experiencia de usuario del sistema sanitario a la vez que avanzamos hacia un sistema sostenible en el largo plazo.

En cuanto al nuevo modelo, queda clara la predisposición de los directores de tecnología para apoyar los cambios estructurales necesarios en los sistemas de salud y su voluntad para ser agentes de cambio de un nuevo modelo más capaz de responder a la prevalencia de las enfermedades crónicas en una población más envejecida.

La preservación del modelo universal de acceso a la Sanidad y la mejora de la calidad del servicio sería imposible si a la vez no se controlan los costes. Incluso antes del escenario de recesión económica en 2008, el gasto en salud de todos los países de la OCDE estaba creciendo más rápido que el crecimiento económico.

En este sentido, las eficiencias que se obtengan como consecuencia de una atención más coordinada con la telemedicina, la analítica y otras tecnologías de la”información serán claves para mantener los costes bajo control.

Por otro lado, en los próximos cinco años, el 81 por ciento de los directores de tecnología en la industria de Sanidad consideran que su prioridad será la de mejorar la inteligencia de sus sistemas, y para ello confiarán mayoritariamente en soluciones analíticas. Los enormes volúmenes de información que se generan por los equipos de atención con soluciones cada vez más integradas e instrumentadas podrían ser la clave para un mayor y más completo conocimiento clínico.  A través de una mejor ciencia en el tratamiento de esta información, una Medicina más personalizada tendrá la capacidad de mejorar la calidad y reducir los costes en prevención y provisión de salud.

Existen diversas barreras para la adopción sistemática de las soluciones analíticas. Entre ellas destacan la dificultad de acceso a los datos que residen en múltiples fuentes de forma desintegrada, una cultura que no fomenta la compartición de la información, o la falta de entendimiento de cómo se puede utilizar la analítica para mejorar la organización.  Por otro lado, las organizaciones líderes destacan por su uso intensivo de soluciones analíticas y por la disposición de una agenda de la información clara, que acompaña su plan estratégico y dirige las acciones de transformación de la organización.

IBM junto con el MIT Sloan Management School hemos definido un enfoque para operacionalizar la analítica y definir así una nueva ruta hacia el valor de la organización sanitaria, que se basa en cinco recomendaciones.

Foco en las oportunidades más relevantes y de mayor valor: Es necesario identificar los retos prioritarios y de mayor valor para la organización. El foco con una prioridad clara es necesario para alinear los esfuerzos organizativos, con independencia de la sofisticación analítica.

Para cada oportunidad, comenzar con las preguntas no con los datos: Comenzar la aproximación a la oportunidad de alto valor realizando las preguntas que se buscan responder. De estar manera se dará más caridad al problema y conducirá a un mejor entendimiento de la información que es necesaria y los datos que se tienen que utilizar para generar la información.

Incorporar los hallazgos para dirigir las acciones y realizar el valor: Las soluciones analíticas no aportan ningún valor a no ser que se actúe en consecuencia. Un fuerte vínculo entre la producción de información, el conocimiento de la organización, la gestión del cambio y la mejora de la calidad son indicadores de una organización más avanzada en términos analíticos.

Mantener las capacidades existentes mientras se añaden nuevas: Las soluciones analíticas para la Sanidad no son un destino sino un viaje que no tiene fin, dado que las organizaciones se mueven a lo largo del sofisticado espectro. Las nuevas competencias analíticas son siempre construidas sobre la base fundamental de las capacidades técnicas, de datos, operativas y de negocio.

Utilizar una agenda de la información para planificar el futuro: La agenda de la información es un plan que ha de comprender toda la organización y que ha de explicar cómo tomar toda la información generada a través de organización, incluso fuera de ella, para ponerla al servicio de la misma y gestionar mejor el negocio.

La trasformación necesaria de los sistemas de salud será más rápida en la medida en que las organizaciones sean capaces de adoptar las soluciones analíticas. Cada vez más -a través de la analítica- las organizaciones líderes en la provisión de la salud trabajando en red serán capaces de capturar, almacenar, analizar y compartir de forma adecuada información de pacientes individuales y poblaciones.

Los sistemas de nueva generación como Watson de IBM, con un motor analítico avanzado, se pueden emplear para comparar pacientes individuales con muestras de pacientes similares para asistir a los profesionales médicos en la predicción de los futuros resultados por la aplicación de diferentes tratamientos. Watson se creó por un equipo de científicos de IBM como respuesta a un gran reto -crear un sistema que pudiera competir con la habilidad humana de responder a preguntas formuladas en lenguaje natural con rapidez, precisión y confianza-. Con su combinación de enorme capacidad de procesamiento de datos, reconocimiento de lenguaje natural y aprendizaje sistémico, este sistema demuestra que la tecnología tiene el potencial de ayudar al ser humano en mejorar el rendimiento de muchos de sus esfuerzos, incluyendo la Sanidad.

El objetivo es utilizar estos sistemas analíticos para rápidamente generar nuevo conocimiento clínico combinando experiencias clínicas actuales y resultados en salud. La gestión de este conocimiento así como la incorporación en el proceso clínico y los flujos de trabajo es clave para obtener estos resultados.