Las mujeres que se han sometido a una cirugía de pérdida de peso deben esperar al menos dos años antes de intentar tener un bebé, según una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo sobre Obesidad (ECO) en Maastricht (Países Bajos).

La cirugía bariátrica es cada vez más común en mujeres en edad reproductiva y reduce el riesgo de complicaciones relacionadas con la obesidad, como la preeclampsia y la diabetes gestacional, durante el embarazo. Sin embargo, las mujeres son más propensas a tener un bebé con muy bajo peso después de la cirugía bariátrica.

Además, estos bebés corren más riesgo de sufrir una serie de problemas, como hipotermia, hipoglucemia, infecciones y asfixia neonatal, que los de peso normal. Como resultado, generalmente se aconseja a las mujeres que esperen al menos 12 meses después de la cirugía bariátrica antes de intentar tener un bebé. Muchos países europeos, incluido el Reino Unido, recomiendan esperar dos años después de la banda gástrica y 12 meses después de otros tipos de cirugía bariátrica.

Resultados del estudio

Las mujeres tenían 34,3 años, en promedio, en el momento de la concepción, y tenían un IMC promedio de 30,9. Habían tenido los siguientes tipos de cirugía bariátrica: bypass gástrico (37,5%), gastrectomía en manga (35,4%), banda gástrica (22,9%) y derivación biliopancreática (4,2%). El 14,6 por ciento de los bebés fueron concebidos menos de 12 meses después de la cirugía bariátrica, otro 14,6 por ciento entre los 12 y 24 meses después de la cirugía y el 70,8 por ciento tenía un BSCI de más de 24 meses.

El peso promedio al nacer fue de 2980 gramos y el 26,3 por ciento de los bebés eran PEG (definidos en este estudio como uno que es más pequeño que más del 90 por ciento de los bebés nacidos con el mismo número de semanas de embarazo). El tiempo desde la cirugía bariátrica hasta la concepción fue significativamente menor en los bebés PEG (23,1 meses frente a 64,7 meses).

El análisis también reveló que cuanto más espera una mujer para quedar embarazada, menores son sus posibilidades de tener un bebé SGA. Cada mes adicional de espera se asoció con un 5 por ciento menos de riesgo de tener un bebé SGA y un aumento de 4,2 g en el peso al nacer.

Se encontró que el tiempo óptimo de espera era de al menos 24,5 meses. Las mujeres con un BSCI de menos de 24,5 meses tenían 15 veces más probabilidades de tener un bebé SGA que aquellas que esperaron más para concebir. Finalmente, el riesgo de tener un bebé PEG fue similar para los diferentes tipos de cirugía bariátrica.

"El intervalo entre la cirugía bariátrica y la concepción tiene un impacto significativo en el peso al nacer, con intervalos más cortos asociados con un mayor riesgo de tener un bebé con muy bajo peso. Es probable que esto se deba a la rápida pérdida de peso que se produce después de la cirugía bariátrica, lo que dificulta que la mujer gane el peso adecuado durante el embarazo. La rápida pérdida de peso también puede conducir a deficiencias nutricionales que pueden ser perjudiciales para el bebé", han dicho los expertos.