SECCIÓN  patrocinada por: 

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Una revisión sistemática de la literatura ha comparado los antipsicóticos de segunda generación (ASG) entre sí y con los antipsicóticos de primera generación (APG) en el tratamiento de la esquizofrenia. Las principales conclusiones se han publicado en Psychiatric Research and Clinical Practice y se han analizado en Psiquiatria.com.

La mayor parte de la evidencia comparativa favoreció a los ASG mayores, con clozapina, olanzapina y risperidona superiores en más resultados que otros ASG. Los ASG mayores tuvieron beneficios similares a los del haloperidol, pero con menos efectos adversos. La autora principal de la revisión ha sido Marian S. McDonagh, del Pacific Northwest Evidence-Based Practice Center Portland (Oregon-USA).

Métodos estándar

Los autores han realizado búsquedas en las bases de datos de MEDLINE, Cochrane Library y PsycINFO hasta enero de 2020. Para ello, han seguido los métodos estándar, y han incluido revisiones sistemáticas recientes de alta calidad de cada comparación de fármacos y estudios primarios publicados posteriormente para actualizar los metaanálisis con cualquier dato nuevo. Dos revisores realizaron de forma independiente la selección, la abstracción y la evaluación de la calidad de los estudios.

Revisiones sistemáticas de antipsicóticos

En el estudio se incluyeron dos revisiones sistemáticas y 29 ensayos más nuevos. En total, 162 ensayos de ASG, N = 53, 861; 116 ensayos de ASG versus APG, N = 119, 558. La mayoría de los ensayos fueron de calidad regular, financiados por la industria e incluyeron ASG más antiguos y algunos ASG recientemente aprobados (asenapina, lurasidona, iloperidona, cariprazina, brexpiprazol e inyecciones de acción prolongada [LAI] formulaciones de aripiprazol y paliperidona).

Los ASG mayores tuvieron resultados similares sobre la función, la calidad de vida, la mortalidad y la incidencia de efectos adversos. La clozapina mejoró los síntomas más que la mayoría de los otros fármacos y la olanzapina y la risperidona fueron superiores a algunos otros fármacos.

La olanzapina, risperidona, ziprasidona y aripiprazol se comportaron de manera similar en los resultados de beneficio en comparación con el haloperidol. La risperidona LAI y la olanzapina dieron como resultado menos abandonos debido a efectos adversos. Cabe destacar que el riesgo de diabetes aumentó con la olanzapina. El haloperidol tuvo una mayor incidencia de efectos adversos que la olanzapina y la risperidona, pero con resultados similares sobre otros aspectos.