Las personas con buena salud cardiovascular tienen menor riesgo de sufrir ictus y demencia, según una nueva revisión del Framingham Heart Study Offspring realizada por la American Heart Association.

Una buena salud cardiovascular protege contra daños cerebrovasculares que pueden provocar tanto  demencia vascular, tercer trastorno cerebral más común que suele afectar a personas de 60-75 años), como alzhéimer.

"Este estudio muestra que un buen estado cardiovascular reduce el riesgo de ictus, minimiza el deterioro cognitivo en los tests de memoria visual y de razonamiento, y disminuye el riesgo de demencia de cualquier causa, tanto vascular como por alzhéimer, en sujetos con una edad media de 62 años seguidos durante unos 7 años", señala Julián Segura, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión – Liga Española para la lucha contra la hipertensión arterial (SEH-LELHA).

En este sentido, Segura resalta los requisitos planteados en el estudio para definir la buena salud cardiovascular son bastante exigentes, ya que incluyen no fumar, mantener un peso adecuado con un índice de masa corporal inferior a 25 kg/m2, realizar una dieta saludable y actividad física adecuada y unos niveles óptimos de presión arterial, por debajo de 120/80 mmHg, de colesterol plasmático, inferior a 200 mg/dl, y de glucemia, por debajo de 100 mg/dl.