En el tratamiento de las dislipemia está demostrado el beneficio que ofrece la combinación de una estatina, rosuvastatina, con ezetimiba. La estatina disminuye la síntesis endógena de colesterol mediante inhibición competitiva de la enzima HMG-CoA reductasa, limitante en la biosíntesis del colesterol. Por su parte, ezetimiba impide, de forma potente y selectiva, la absorción del colesterol biliar y de la dieta al inhibir el mecanismo por el que el colesterol es transportado a través de la pared intestinal, sin interferir en la absorción de triglicéridos, vitaminas liposolubles, ácidos grasos ni ácidos biliares.

La asociación de ezetimiba a rosuvastatina aumenta un 18 % su eficacia, frente a aumentar la dosis de estatina.

Evidencia científica

Diversos estudios han analizado la eficacia y seguridad de la combinación rosuvastatina/ezetimiba. Así, en el EXPLORER se observó la superioridad de la combinación rosuvastatina/ezetimiba frente a la monoterapia con rosuvastatina.

La terapia combinada consiguió una reducción de cLDL superior. Se observo un 70 % de reducción media frente al 57 % en monoterapia en colesterol total y triglicéridos.

En otro estudio con la terapia combinada rosuvastatina/ezetimiba, el GRAVITY, se compararon las dosis baja y media de rosuvastatina (10 y 20 mg) frente a las dosis más altas de simvastatina (40 y 80 mg), añadiendo en todos los casos ezetimiba. Los pacientes con mayor reducción del cLDL fueron los que recibieron la pauta combinada de rosuvastatina 20 mg y ezetimiba 10 mg.

Indicaciones

Ezetimiba está indicada en pacientes con hipercolesterolemia, cuando la estatina no es tolerada por efectos adversos contra estos medicamentos o si es inadecuada.

La asociación de ezetimiba a una dosis baja de estatinas consigue una reducción similar a multiplicar por tres o cuatro veces (6 % x 3) la dosis baja de estatinas, con lo que se alcanzarían los mismos valores de colesterol que con las dosis altas de estatinas.

En función de las cifras de colesterol LDL del paciente ya tratado con estatinas y del objetivo recomendado para su nivel de riesgo, se puede optar por elegir un fármaco de acción sinérgica frente a duplicar la dosis y/o cambiar a estatinas más potentes.

Ventajas

Las ventajas evidentes de las combinaciones de dosis fijas incluyen mayor cumplimiento del tratamiento, mejor administración y reducción en los costes de la terapia.

En cambio, las desventajas potenciales comprenden reducción de la flexibilidad en la dosificación, exposición de algunos pacientes a tratamientos que no requieren y posible aumento de los riesgos de efectos adversos sin beneficios adicionales.

Con respecto a las combinaciones de dosis fijas de estatinas, los hallazgos demuestran que estos fármacos generan importantes beneficios y reducen al mínimo los riesgos, debido a las modificaciones que producen sobre los lípidos en pacientes con enfermedad cardiovascular.

Al mismo tiempo, con los tratamientos concomitantes con ácido nicotínico, con ácidos grasos omega-3 y con fibratos, entre otros, existen menos hallazgos positivos asociados con mayores efectos adversos respecto de las pruebas encontradas con las estatinas.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Gretel Duarte Diaz, Borja Rosario Suarez Acosta, Néstor Baez Ferrer y Alejandro Sánchez-Grande Flecha, de Santa Cruz de Tenerife, y Manuel Sánchez Gil, Miguel  Francisco Gutiérrez Paredes, Juan Carlos Martí Canales, José Moreno Millán, Juan María Rubio López y Benjamín Avilés Moya, de Jaén.