Según las últimas guías de dislipemia, el tratamiento hipolipemiante más efectivo de la hipercolesterolemia en arteriopatía periférica son las estatinas de alta intensidad, de las cuales la rosuvastatina es la de mayor potencia disponible.

De hecho, ha demostrado su eficacia en múltiples ensayos clínicos para disminuir el colesterol LDL. Es eficaz también para reducir el colesterol total y triglicéridos, así como favorece un discreto incremento del colesterol HDL.

Combinada con ezetimiba supone una mejoría de la carga aterosclerótica, disminuyendo la mortalidad cardiovascular.

En las últimas guías de actualización en dislipemia también proponen los IPCSK9 como indicación en la enfermedad arterial periférica.

En estos casos, el tratamiento hipolipemiante de elección es la rosuvastatina/ezetimibe a dosis 20/10mg/día.

Evidencia científica

En el estudio EXPLORER se demostró la superioridad de la combinación con ezetimiba frente al uso de rosuvastatina en monoterapia. Se produjeron disminuciones superiores de forma estadísticamente significativa tanto de colesterol LDL como del total y de triglicéridos.

Hay que tener en cuenta la adherencia terapéutica en pacientes crónicos. El uso de esta combinación en pacientes polimedicados facilita el cumplimiento al tratarse de un único comprimido.

Prevención

En la guía de la Sociedad Europea de Cardiología (2019 ESC/EAS guidelines for the management of dyslipidemias), se hace hincapié en la prevención de la enfermedad cardiovascular ateroesclerótica tanto poblacional, mediante la promoción de hábitos de vida saludables; como individual, mediante el control de los factores de riesgo cardiovascular. Se fija, sobre todo, en el colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (cLDL).

El tratamiento individualizado es clave, por lo que el sistema SCORE continúa siendo el recomendado para evaluar el riesgo cardiovascular.

Riesgo elevado

La enfermedad arteriosclerótica arterial periférica se considera de riesgo muy elevado y, por tanto, en la citada guía el objetivo sería una recomendación de reducción de > 50% y cLDL < 55 mg/dl (recomendación I en prevención secundaria y prevención primaria sin hipercolesterolemia familiar, recomendación IIa C prevención primaria con hipercolesterolemia familiar) y cLDL <40 md/dl para pacientes con enfermedad cardiovascular aterosclerótica que presentan un segundo evento cv en los 2 años siguientes (recomendación IIb B).

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Carla Morer Liñan, Sheyla Cera Benavides, Victoria Camarero Diez y Marta Carrillo Moreno.