Este verano no va a ser un verano normal. La economía precisa que la población retome el consumo habitual de las vacaciones. La Sanidad exige que las personas no se olviden de seguir manteniendo medidas de seguridad para reducir contagios. Es por ello que desde Cigna España han recogido una serie de recomendaciones para afrontar las rutinas del verano, reduciendo los contagios.

Para empezar, recoge recomendaciones como desinfectar el calzado al entrar en la piscina, optar por el asiento de la ventanilla para evitar los paseos de los pasajeros en el pasillo si se va a viajar o elegir actividades turísticas que supongan ir a pie.

Como expone María Sánchez, e-Health Medical Manager de Cigna España “llevar a cabo estas medidas no solo reducirá la posibilidad de contagio, también ayudará a cuidar de nuestra salud y prevenir otro tipo de patologías”.

Rutinas de verano en la piscina o con amigos

Además del uso de la mascarilla y de mantener el lavado de manos y la distancia de seguridad, desde Cigna abordan situaciones concretas. En el caso de la piscina o la playa, proponen cuestiones como evitar compartir objetos, evitar el gel hidroalcohólico para evitar quemaduras y optar por el lavado de manos. En el agua recomiendan entre 2 y 4 metros cuadrados por persona para el baño.

Respecto a los encuentros con los amigos, otra de las rutinas de verano es quedar en terrazas o barbacoas. En estos casos sigue siendo necesario mantener la distancia de seguridad y el uso de mascarilla. Hay que evitar compartir cubiertos o servilletas además de comer del mismo plato.

En el caso de las rutinas de verano en la oficina, se recomienda usar en lo posible la ventilación natural frente al aire acondicionado. Si no es posible es importante limpiar periódicamente los filtros.