Salvador Illa ha tenido su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados, a petición propia, para poder explicar cuáles son sus líneas estratégicas en materia de Sanidad esta legislatura. Sin embargo, como la actualidad manda, el ministro de Sanidad, en primer lugar, ha vuelto a llamar a la tranquilidad en referencia a la epidemia del coronavirus. Estamos preparados para afrontar la amenaza del coronavirus, lo cual no es obstáculo para que estemos en permanente alerta ante cualquier cambio en la situación”, ha insistido, al tiempo que ha reiterado el mensaje de confianza en el sistema público de salud y en sus profesionales.

Una vez aclarado este punto, Illa ha expuesto cuáles van a ser sus próximos planes estratégicos. En primer lugar, en materia de RRHH, el ministro ha destacado que formar, desarrollar y retener a los profesionales sanitarios es uno de los principales retos del SNS. “Merecen todo nuestro reconocimiento, pero también requieren que prestemos la máxima atención a su carrera y desarrollo profesional”, ha asegurado.

Según ha explicado, va a trabajar para mantener el prestigio y reconocimiento de las profesiones sanitarias, retener y potenciar el talento en el sistema público de salud y para mantener la calidad de la atención. “Vamos a centrar nuestros esfuerzos en apoyar al conjunto de profesionales y contribuir a mejorar sus condiciones laborales en coordinación con las comunidades autónomas”, ha asegurado el ministro.

Illa se ha comprometido a seguir trabajando con las autonomías para seguir ampliando la capacidad formativa y, al mismo tiempo, avanzar en la actualización de los programas oficiales de formación. También ha asegurado que va a impulsar una mejor planificación de personal en el conjunto del SNS.

Finalmente, ha anunciado la creación de un Foro estable de trabajo y comunicación con las comunidades autónomas, que permitirá avanzar en el reconocimiento de la carrera investigadora en Ciencias de la Salud. También se ha comprometido a seguir avanzando en la eliminación del copago farmacéutico, que “perjudica a muchos pacientes en situación de vulnerabilidad”.

Tabaco y Obesidad

Por otra parte, el ministro de Sanidad ha avanzando que la lucha contra el tabaco y la obesidad van a ser dos e sus grandes retos.  En primer lugar, Salvador Illa ha anunciado un Plan Integral de Reducción del Tabaquismo, que incluirá el cumplimiento de la ley vigente para que se respeten los espacios sin humo, la equiparación de las nuevas formas de fumar a la regulación actual del tabaco y un aumento de la fiscalidad sobre el tabaco y los productos relacionados.

Por otra parte, en materia de obesidad, el ministro de Sanidad propone la creación de un grupo interministerial contra la obesidad infantil que trabajará en la limitación de la publicidad de alimentos y bebidas poco saludables dirigidas a niños, niñas y adolescentes; se revisarán los requisitos de calidad nutricional de los contratos de servicios de restauración en  centros educativos y sanitarios y se analizará una política de fiscalidad saludable que desincentive el consumo de alimentos con repercusión negativa en la salud.

Asimismo, Illa ha explicado que ya está trabajando en la ampliación de manera progresiva de la Atención a la Salud Bucodental en el SNS.

Una nueva apuesta por la Atención Primaria y el CISNS

Otro de los puntos clave de esta legislatura vuelve a ser el reforzar el papel de la Atención Primaria, cuya situación sigue sin llegarse a resolver. De esta forma, Salvador Illa se ha comprometido a impulsar la actualización de la Atención Primaria “para que asuma el papel de liderazgo que le corresponde como eje del sistema”. Según ha detallado, contempla impulsar, con las CCAA, medidas como el refuerzo de la enfermería o la integración del domicilio dentro de la red de atención.

Para llegar a estas metas, el ministro ha destacado en esta primera intervención su voluntad de “colaboración y diálogo” para trabajar “de forma conjunta y leal, intentando encontrar los máximos puntos de acuerdo y entendimiento en el ámbito de la Sanidad”. En este sentido, ha destacado su compromiso de actuar con lealtad institucional, en colaboración con las comunidades autónomas y con los colectivos y agentes del sector. Para fortalecer esta cooperación y coordinación, ha anunciado su intención de reforzar el papel del Consejo Interterritorial del SNS como Conferencia Sectorial.

Respecto a sus líneas de trabajo, el ministro ha explicado que va a mantener una línea de continuidad con las políticas desarrolladas por el anterior ejecutivo y ha ido desgranando sus previsiones para hacer frente a cinco grandes desafíos para el SNS: el compromiso para mantener a las personas como centro del sistema; el reto demográfico; mantenimiento de la excelencia de los profesionales y la mejora de sus condiciones; la digitalización e innovación y la mejora de la financiación y la sostenibilidad.