“Para que la Economía vuelva a ser lo primero, ahora lo primero tiene que ser la Salud”. Esta era la idea que expresaba Salvador Illa, ministro de Sanidad, en la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros, en la que ha confirmado que la pandemia del coronavirus en España “ha entrado en una fase de estabilización, y el objetivo esta próxima semana es el de ralentización”.

En concreto, según Illa, las cifras de estos últimos días anuncian una tendencia a la baja del porcentaje de incremento de los casos positivos notificados. Así, Illa ha comentado el aumento porcentual se sitúa en el 10 por ciento, “por debajo” de lo detectado en las semanas anteriores y, especialmente, desde el 15 de marzo, un día después de la declaración del estado de alarma. Estas son las cifras que avalan esta fase de estabilización.

Todo ello, teniendo en cuenta que en España se están haciendo entre 15.000 y 20.000 20.000 diagnósticas rápidas diarias (PCR). De esta forma, según el ministro, esto confirma que las medidas de confinamiento “están dando sus resultados”.

Respecto a estas PCR, Illa insistía en que se han adquirido distintos tipos de kits de diagnóstico rápido, sin embargo, aún no se están utilizando porque, aunque son productos que cumplen las condiciones CE, estos “son validados de nuevo por el ISCIII, que además establece las condiciones de uso, para saber en qué condiciones son óptimos”. Así, respecto a esta última remesa, Illa adelantaba que “estamos ahora en ese momento, en diseñar los protocolos de uso. El objetivo es que todos los colectivos tengan test y que el mayor número de personas pueda ser diagnosticada”.

De nuevo, el ministro de Sanidad quería remarcar que en esta fase de estabilización “el objetivo es salvar vidas, no queremos ni debemos ni estamos en confrontar Economía y Salud, porque para que funcione la Economía tiene que haber Salud”. Todo ello dando las gracias a los empresarios españoles y haciendo especial mención a la colaboración de la Industria Farmacéutica.

En esta misma línea, Salvador Illa insistía en que, ante la falta de productos de protección sanitaria en el mercado internacional, se ha activado la producción nacional de estos productos. Sin embargo, también informaba de que se está realizando un suministro regular de productos, destacando el envío de otros 7 millones de Equipos de Protección Individual (EPI), que supondrían un total de 18 millones de equipos adquiridos, además de los 1.900 equipos de respiración asistida que tienen previsto que lleguen en las próximas semanas.

300 millones para las CC.AA

Además de anunciar esta fase de estabilización, durante el Consejo de Ministros ha aprobado hoy la distribución a las comunidades autónomas de 300 millones de euros dentro del plan de medidas económicas extraordinarias destinadas a mitigar el impacto del COVID-19.

En concreto, el reparto se ha llevado a cabo teniendo en cuenta los criterios de porcentaje de población (80 por ciento) y número de casos (15 por ciento) e ingresos en UCI (5 por ciento) a fecha 24 de marzo. El objetivo es dar respuesta a las acciones más urgentes que cada CCAA tenga que abordar.

Teniendo en cuenta estos datos, Salvador Illa apuntaba a que la Comunidad Autonóma más beneficiada de estas ayudas será Madrid, “que es la autonomía más necesitada” y para la que se destinarán 52 millones de euros, seguidos de los 51 millones de euros de Cataluña.

Respecto a la colaboración entre las propias CC.AA, Salvador Illa era preguntado en la rueda de prensa por la posibilidad de trasladar pacientes a otras regiones en el caso del colapso de los hospitales. A este respecto, el ministro concluía que “el Ministerio ha venido trabajando en la coordinación de las distintas CC.AA para asegurar que los recursos están donde son necesarios”, insistiendo en que “lo haremos si es necesario, y siempre haremos lo que es más conveniente para el paciente, están diseñados todos los escenarios, y si es necesario se activarán”.