Una de las cuestiones analizadas en materia sanitaria en el Consejo de Ministros ha sido la situación especialmente preocupante de la epidemia en la Comunidad de Madrid. En concreto, Salvador Illa, ministro de Sanidad, ha reconocido el problema existente con la falta de personal sanitario, debido al aumento del número de contagios entre los profesionales, por lo que ha hecho un llamamiento a la solidaridad con esta comunidad, al igual que lo hará -ha dicho- si se detecta una situación similar en otras zonas del Sistema Nacional de Salud.

De esta forma, y recordando que el Real Decreto del Estado de Alerta, Illa insista en que “el decreto de alarma me confiere, como autoridad delegada competente en materia de Sanidad, la obligación de velar por la equidad y la cohesión del sistema”.

En esta tesitura, en Consejo de Ministros se ha decidido desarrollar tres acciones concretas ante la emergencia de Madrid: Desplegar aquellos recursos sanitarios necesarios en la Comunidad Autónoma de Madrid desde otras partes del territorio nacional donde no son tan necesarias. Activar y desdoblar esfuerzos en la compra de los materiales y productos más necesarios, en especial, aparatos de respiración asistida. E impulsar toda la capacidad existente en el territorio nacional para fabricar estos productos.

Falta de material

Por otra parte, en lo que se refiere a la falta de suministros, el titular de Sanidad ha agradecido su labor a los grupos industriales y de ingeniería que están trabajando a marchas forzadas para aumentar las capacidades de producción de mascarillas, test de detección del virus, tanto estándares como rápidos, y respiradores.

Asimismo, el ministro ha recordado que, hasta la fecha, se han distribuido 5.848.000 mascarillas, y se está trabajando para garantizar un suministro regular de este y otros productos. En este punto, Salvador Illa, ha aclarado que “el Gobierno ni confisca nada ni impide ninguna compra”, sino que proporciona respaldo a todo el que lo solicita para adquirir el material que sea preciso. No obstante, ha reconocido que “el mercado está muy desordenado” y el Ejecutivo ha extremado, y lo seguirá haciendo, todas medidas para garantizar la disponibilidad de los productos y que estos cumplan los requisitos de calidad establecidos por el Sistema Nacional de Salud.

Igualmente, Salvador Illa ha defendido la compra centralizada de material sanitario que ha realizado el Gobierno, especialmente en el mercado chino. En concreto, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Illa ha recordado que las circunstancias “excepcionales” que ha provocado la pandemia por el coronavirus, ha propiciado que el Gobierno pusiera “todo el peso” y la capacidad de España para hacer una compra centralizada de materiales, en un mercado “muy difícil” en el que “todo el mundo” está intentando adquirir los mismos materiales.