La paralización de 300.000 dosis de la vacuna contra la COVID-19 de Janssen que estaba previsto que llegaran para este miércoles no cambia los planes del Gobierno. Así, Pedro Sánchez, mantiene que el objetivo es vacunar con “total garantía y absoluta seguridad” al 70 por ciento de la población española, 33 millones de personas, para finales de agosto. Todo pese al retraso de las vacunas.  “La estrategia de vacunación es un procedimiento vivo. Seguimos a cada hora las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Nuestro objetivo es vacunar con total garantía y absoluta seguridad”.

De esta forma, lo ha asegurado en su intervención en el Pleno del Congreso. En concreto, ha recordado que entre abril y junio España va a recibir 38 millones de vacunas. Una vez esté aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) la vacuna de Curevac, espera que entre junio y septiembre lleguen a España 48 millones de dosis. Esto supone 87 millones entre abril y septiembre. “Con ello nos vamos a asegurar de que cualquier persona que lo deseé pueda estar vacunada”, ha advertido este miércoles.

Cabe recordar que el Gobierno de España ya ha tramitado más de 182 millones de dosis de 5 vacunas distintas para este año y para el próximo. “Todos debemos asumir como propio el protegernos más, para proteger a los demás, y hacerlo además hasta el final. Hay que resistir un poco más de tiempo para dejar atrás la pesadilla”, ha sentenciado Sánchez.

Justificación del retraso de las vacunas

Asimismo, ha hablado de los pasados y posibles futuros retrasos de las vacunas. Sánchez ha recordado hasta ahora que el retraso de las vacunas se ha producido “debido principalmente a los retrasos en las entregas”. Además, ante los últimos cambios introducidos en relación con la vacuna AstraZeneca, ha querido destacar que la estrategia de vacunación se realiza siempre bajo principios éticos y evidencia científica. Todo junto con el consenso de las CC. AA bajo el amparo del Consejo Interterritorial del SNS.

Antes de acabar su intervención, ha agradecido a los profesionales sanitarios su labor en esta pandemia. Así ha querido mandar nuevamente sus condolencias por las víctimas de esta “inhumana tragedia”. De esta forma, ha asegurado que “no hay nada más duro para un político que gobernar en el momento que curre una catástrofe que se lleva por delante miles de vidas”.