Una desescalada en cuatro fases, separadas por cada quince días, de forma asimétrica por provincias o islas, y que durará entre 6 y 8 semanas. Así ha sido el plan de desescalada que ha presentado Pedro Sánchez, que si bien plantea que será a finales de junio cuando se vuelva a la nueva normalidad en términos generales, no ha querido fijar fechas concretas para cada paso, porque dependerá de la evaluación de cada caso.

Asimismo, Pedro Sánchez, ha anunciado que pedirá una nueva prórroga del estado de alarma por 15 días en el Congreso, cuando concluya la actual el próximo 10 de mayo, sin aclarar si solicitará más hasta finales de junio.“Estaremos en la nueva normalidad si la epidemia está controlada en todos y cada uno de los territorios”, ha advertido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al anunciar el plan tras el Consejo de Ministros de este martes.

Cada fase durará dos semanas y se avanzará a la siguiente etapa si los indicadores sanitarios apuntan que es posible continuar. Después se pasará a la etapa de la "nueva normalidad" en la que continuarán las medidas de control y el uso de material preventivo.

La primera idea a aclarar es que no habrá movilidad entre provincias o islas hasta alcanzar la nueva normalidad, salvo en aquellos casos que ya vienen exceptuados en el artículo 7 del Estado de Alarma que se aprobó el pasado 14 de marzo. Todas las actividades permitidas se podrán realizar, en consecuencia, en la provincia o en la isla en la que se viva. Igualmente, como indicación general, en el transporte público el uso de mascarillas estará altamente recomendado en todas las fases y también en la “nueva normalidad”. Solo entonces serán posibles los desplazamientos entre provincias.

Cuatro fases

La fase cero comenzará el 4 de mayo en toda España con la excepción de las islas de Formentera (Baleares), Gomera, La Graciosa y El Hierro (Canarias), que se situarán ya en la fase 1.  El objetivo del Gobierno es que una semana después, el 11 de mayo, todas las provincias entren en la fase 1.

En la misma se incluyen las salidas individuales para hacer ejercicio, previstas para el 2 de mayo. La apertura de locales y establecimientos con cita previa para atención individual de los clientes, como restaurantes con servicio de comida para poder llevar a domicilio sin consumo en el local. La apertura de entrenamientos individuales de deportistas profesionales y federados y el entrenamiento básico de ligas profesionales .Igualmente, se prepararán todos los locales públicos con señalización y medidas de protección para preparar el comienzo de la siguiente fase.

En la fase 1 o inicial se permitirá el inicio parcial de ciertas actividades, apertura del pequeño comercio bajo condiciones estrictas de seguridad excepto los centros o grandes parques comerciales “donde son más probables las aglomeraciones y se incrementa más la movilidad para desplazarse hasta ello”. En restauración, se permitirá la apertura de terrazas con limitaciones de ocupación hasta el 30 por ciento en hostelería la apertura de hoteles y de alojamientos turísticos excluyendo zonas comunes y con determinadas restricciones que se plantearán en una orden por el Ministerio de Sanidad. En la apertura de locales en la fase 1 se incluirá un horario preferente para los mayores de 65 años que son el colectivo más vulnerable a la COVID-19. En el sector agroalimentario y pesquero se reanudarán las actividades que mantenían restricciones. Los lugares de culto podrán abrir limitando aforo a un tercio. En el ámbito deportivo se contempla la apertura de Centros de Alto Rendimiento con medidas y higiene y protección reforzadas y si es posible turnos y si es posible se permitirá el entrenamiento medio en ligas profesionales.

Para la fase 2 o intermedia, se abrirá espacio interior de los locales con limitación de aforo a un tercio, garantías de separación y solo para servicio de mesas. Aunque el curso escolar comenzará en septiembre, en esta fase se recogen excepciones con tres propósitos: actividades de refuerzo, garantizar que los menores de seis años puedan acudir si ambos padres tienen que trabajar presencialmente y para celebrar la EBAU. También se reanudará la caza y pesca deportiva. Se realizará una apertura de cines, teatros auditorios y espacios similares con butaca preasignada y limitación de aforo de un tercio. También serán posibles visitas a monumentos y equipamientos culturales como salas de exposiciones, salas de conferencias con un tercio del aforo habitual. Se podrán celebrar espectáculos culturales con menos de 50 personas en lugares cerrados con un tercio del aforo y al aire libre serán posibles cuando congreguen a menos de 400 personas siempre y cuando sea sentado.Los lugares de culto deberán limitar su aforo al 50 por ciento.

Por último, en la tercera fase o fase avanzada, se flexibilizará la movilidad general pero con recomendación de uso de la mascarilla fuera del hogar y de los transportes públicos. En el ámbito comercial, se limitará el aforo al 50 por ciento y se fijará una distancia mínima de dos metros. En restauración se flexibilizarán las condiciones de aforo y de ocupación si bien con estrictas condiciones de separación entre el público.

Alusión a los profesionales sanitarios

En cuanto a la situación de los profesionales sanitarios, el presidente ha recordado que son las Comunidades Autónomas las que tienen competencia sobre la política sanitaria, es por ello “que serán las mismas las que decidan qué políticas retributivas seguir”. Una vez más Sánchez era preguntado por el alto porcentaje de profesionales contagiados por coronavirus, a lo que ha contestado que “la principal obsesión del Gobierno de España ha sido dotar de EPIS a personal sanitario”, reconociendo que “nos hubiera gustado hacerlo con más anticipación en un mercado tensionado”, pero ha insistido en que lo que antes era “una urgencia” ahora es una necesidad que se ha cubierto en un amplio espectro.

Por otra parte, Sánchez ha vuelto a insistir en que España en uno de los países que