SANTANDER (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSI) aboga por “no bajar la guardia” con las vacunas ni “confiar en que tenemos las enfermedades controladas” debido a su inclusión en los programas de vacunación porque en la actualidad se producen casos como el del niño de seis años de Olot (Girona) que falleció a causa de difteria en junio de 2015, cuando esta dolencia no se detectaba en nuestro país desde 1987.

Según la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del MSSI, Elena Andrades, el Gobierno tiene en la actualidad una “responsabilidad” en este ámbito y existe la “necesidad de mejorar los sistemas de información”, tal y como ha indicado en la inauguración del encuentro ‘Revisión 360° de las vacunas: viaje de la idea al vial’ en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

“Los avances tienen que ser revisados y evaluados para que los programas sean los más adecuados a la realidad epidemiológica del país”, ha añadido. Así, aunque ha reivindicado que las vacunas “son una de las intervenciones más eficaces, seguras y que más beneficios aportan a la salud ciudadana”, en la actualidad se vive un contexto de “enorme demanda de vacunas”.

Por este motivo, ha destacado la importancia de “afrontar con mayores garantías de éxito” retos como una “planificación más a largo plazo” de los programas de vacunación y pensar en “toda la vida” de las personas, no sólo en las vacunas infantiles.

Del mismo modo, ha defendido la importancia de la “evaluación del impacto” de los programas de vacunas y la formación de los profesionales sanitarios, así como la planificación de programas y relaciones entre las Administraciones Públicas y el personal sanitario.