Se ha aprobado el “Posicionamiento en relación al consumo de tabaco y relacionados durante la pandemia por la COVID-19”. Se trata de un documento de la Comisión de Salud Pública, en el que se hace hincapié en los nuevos riesgos asociados al acto de fumar y vapear. De esta forma, aborda los riesgos del acto de fumar, pero también de la manipulación de los productos del tabaco.

El texto subraya que el acto de fumar supone la expulsión de gotitas respiratorias. Estas “pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas” junto con “el factor de relajación de la distancia social de seguridad”. Igualmente, se recuerda que está demostrado que el consumo de tabaco, en cualquiera de sus formas, empeora el curso de las enfermedades respiratorias.

En concreto, la Comisión Asesora COVID-19-OMC, ha destacado que productos del tabaco como las pipas de agua y el vapeo triplican el riesgo de contagio.

Asimismo, la evidencia actual de la OMS indica que fumar se asocia con la progresión negativa de la COVID-19 y con resultados adversos. Además, la manipulación de la mascarilla y el contacto de los dedos con la boca, tras tocar los cigarrillos, podrían actuar como transmisores de la COVID-19.

Riesgos de los productos del tabaco frente  la COVID-19

El posicionamiento también recomienda seguir medidas especiales de higiene en relación al consumo de productos del tabaco y relacionados. En general, indica que “debe evitarse su consumo en ambientes comunitarios y sociales”. Asimismo, especifica que “en caso de realizarse, sea en espacios separados abiertos, extremándose las medidas de higiene personal de quien consume, con lavado de manos previo y posterior a la manipulación de los productos y utensilios empleados”.

El documento se refiere de manera específica a las pipas de agua. Su utilización compartida se encontraba prohibida durante las fases 1, 2 y 3. Sobre este consumo ya hay algunas comunidades autónomas que están desarrollando, de forma complementaria, su propia normativa. Hay que recodar que las pipas de agua incrementan el riesgo por el contacto con boquillas, la proximidad y la difícil limpieza.