El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante su comparecencia semanal en la Comisión de Sanidad del Congreso, en la que los diputados han guardado dos minutos de silencio en honor a los fallecidos, ha comentado los resultados del estudio de seroprevalencia presentado este miércoles.

En primer lugar, ha comentado que la prevalencia de la COVID-19 es baja por lo que no existe la conocida como inmunidad de rebaño, lo que obliga a “continuar siendo prudentes”. Sin embargo, Illa ha recordado que son resultados preliminares.

Para Illa, este estudio supone “una radiografía muy valiosa” para conocer mejor la evolución del virus y contar con evidencia científica suficiente. “Es un estudio muy sólido y representativo por su magnitud. Es exhaustivo, y no de los estudios a nivel internacional con mayor representatividad a nivel poblacional en un país completo”, ha reivindicado.

Con respecto a los datos de este jueves, el ministro ha resaltado, pese al pequeño repunte observado hoy, que “se observa una tendencia descendente sostenida durante las últimas ocho semanas, pasando del 20 por ciento de incremento diario de casos al 0,2”, algo de lo que ha responsabilizado al esfuerzo de la ciudadanía española desde el decreto de estado de alarma, que fijó unas estrictas restricciones de movilidad.

“Vamos por el buen camino, pero debemos conservar la prudencia y estar a alerta, porque aún quedan momentos difíciles” ha puntualizado, insistiendo en que haber “dejado atrás” los momentos más duros de la epidemia no pueden hacer olvidar que “la prioridad debe seguir siendo la salud”.

Vacuna de fabricación española

Otro de los asuntos que ha abordado el ministro de Sanidad es la posibilidad de fabricar la vacuna para el coronavirus en España.  De esta forma, Salvador Illa ha avanzado que el Gobierno está trabajando con compañías de fabricación de vacunas nacionales para conocer cuál es su capacidad de producción ante el hipotético desarrollo de una vacuna contra la COVID-19, de forma que se garantice que se pueda fabricar en España de forma masiva para llegar cuanto antes a la población.

Según el ministro, también se está trabajando ya en los diferentes escenarios de vacunación una vez se consiga su desarrollo completo frente a la COVID-19, con el fin de “anticipar el número de personas candidatas a vacunación en cada escenario”. Illa ha apuntado que el Gobierno también está realizando un “seguimiento exhaustivo” de todos los desarrollos de vacunas en todo el mundo, manteniendo “contacto frecuente” con las compañías responsables. “El objetivo es colaborar en conseguir una vacuna cuanto antes, pero con todas las garantías necesarias”, ha explicado.

Por último, el ministro de Sanidad, ha asegurado que España ya tiene cubierta su producción de respiradores necesaria para hacer frente a la pandemia, gracias a la fabricación por parte de las empresas Hersill y Escribano, por lo que ahora se está trabajando en habilitar una “reserva estratégica” ante un eventual brote que haga de nuevo imprescindible aumentar su producción.