Sindicatos con representación en la mesa sectorial del Servicio Asturiano de Salud, exgerentes de centros públicos y asociaciones de profesionales alertan del retorno más que "encubierto" de las peonadas en la Sanidad asturiana. Desde CC.OO son contundentes al indicar que se "enmascaran" como cirugía compleja. En esta misma línea, Manuel Matallanes, exgerente del HUCA, en la comisión de investigación sobre las listas de espera, ha criticado con dureza el modelo de peonadas que, a su juicio, lejos de mejorar las demoras, "las empeora".

Esta situación se vendría produciendo desde hace un año, aproximadamente, y se debe, según portavoces de las centrales, a la necesidad de reducir las listas de espera sin desdecirse en la negativa a las peonadas. Por su parte, la Consejería desdice estas acusaciones subrayando que la actividad de tarde en el HUCA se mantiene estable durante los últimos años.

Las peonadas fueron suprimidas durante la anterior legislatura, con Faustino Blanco de consejero, a raíz del incremento horario de los médicos (y el resto de trabajadores públicos) de 35 a 37,5 horas. Con anterioridad, desde distintos ámbitos ya se habían criticado este tipo de horas extra con el argumento de que abrían la puerta a desviar la actividad asistencial hacia la tarde.

El actual consejero de Sanidad, Francisco del Busto, ha seguido la línea marcada por Blanco, sin embargo, según las centrales, el HUCA ha vuelto en los últimos meses a realizar intervenciones quirúrgicas por las tardes, lo que CC.OO define como "peonadas encubiertas".

 En su comparecencia en la Comisión parlamentaria Matallanas, gerente del HUCA desde 2014 hasta el pasado mes de mayo, negó rotundamente por experiencia propia que la puesta en marcha de las peonadas  sea la solución para las abultadas listas de espera.

"Las peonadas solo multiplican el consumo"

Para el exgerente, llevar a cabo intervenciones en turno de tarde a cambio de un complemento salarial tiene efectos perniciosos para el sistema. "Las peonadas no hacen más que multiplicar el consumo y animar la demanda", sentenció. "La solución para las listas de espera pasa por actuar sobre la demanda, sobrepasada en varios servicios", sostiene.

Las denuncias de las centrales sindicales de que el HUCA estaría utilizando cada vez más los supuestos de cirugía compleja para llevar a cabo intervenciones de menor entidad y después de las tres de la tarde son desmentidas rotundamente por el Sindicato Médico de Asturias y por el Departamento de Sanidad del Principado. "Estas informaciones son rotundamente falsas. las peonadas no han vuelto a la Sanidad pública asturiana", remachan con vehemencia.

Los sindicatos de la Sanidad de Asturias son conscientes de que los programas extraordinarios no han vuelto "como tal", pero insisten en señalar que desde la Administración se están "aprovechando" de la figura de la cirugía compleja para "enmascarar las peonadas", recalcan.

La Consejería sostiene que cumplen los supuestos aprobados por ley

En concreto, este nombre se asigna a una serie de supuestos que se incluyeron por un acuerdo al que se llegó en el Consejo de Gobierno del 6 de octubre de 2010 y se limitaban a determinadas operaciones cuya complicación hacía necesario que tuvieran que prolongarse las jornadas por las tardes.

Los representantes sindicales y distintas asociaciones explican que la cirugía compleja se refería exclusivamente a tres intervenciones: la maxilofacial, la plástica y la base del cráneo. No obstante, en las últimas semanas se hicieron seis intervenciones vespertinas que no se ajustaban a los citados supuestos.  Entre las que se llevaron a cabo figuraba "una intervención cardiaca de las más sencillas, y otra bariátrica", según las centrales.

Por su parte, desde el departamento de Sanidad de la Comunidad asturiana niegan que la Consejería  haya retomado el sistema de las peonadas y aseguran que las operaciones  cardiacas y las bariátricas están dentro de los supuestos de cirugía compleja

Los sindicatos están enviando sendas comunicaciones a la Dirección del Servicio Asturiano de Salud al estimar que la actividad de tarde debería hacerse con el procedimiento legalmente establecido para ello: los programas extraordinarios, ya que la situación actual solo retribuye "a través de la productividad" a los médicos y enfermeros que participan en estas cirugías complejas, dejando fuera al resto de profesionales, y además lo hace en menor cuantía que si se tratase de una peonada.