El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha acordado no retrasar las evaluaciones a los residentes que han acabado su formación, de manera que los servicios de Salud puedan ofrecerles contratos acordes a su titulación como especialistas en Ciencias de la Salud.

Hay que recordar que el Misterio de Sanidad pretendía prorrogar la contratación de residentes de último año de especialidades en lugar de reconocerles automáticamente la especialidad. En total eran más de 7.633 residentes afectados en el país.

Respecto al debate acontecido al respecto en el propio CISNS, el consejero de Salud de Asturias, Pablo Fernández Muñiz, defendía que con esta rectificación “se reconoce el esfuerzo que están realizando durante esta pandemia por la COVID-19”.

La postura del sector sanitario

Por su parte, desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) se ha celebrado la decisión del CISNS de modificar la Orden que retrasaba ‘sine die’ las evaluaciones de los residentes en medio de la lucha contra el COVID-19. Hay que recordar que tanto el Foro de la Profesión Médica, como diversas sociedades científicas se habían manifestado totalmente en contra de la prórroga de residencia que se quería llevar a cabo, teniendo en cuenta que todos los agentes implicados afirmaban que era posible hacer las evaluaciones en la fecha establecida.

Según ha confirmado el secretario general de Sanidad, Faustino Blanco, en conversación con la CESM, se ha aprobado que las evaluaciones se realicen finalmente en la fecha y las formas previstas el próximo mes de mayo, algo que este martes “será notificado por escrito”.

De esta forma, Sanidad ha asegurado que “en los próximos días” procederán a modificar la Orden, lo que a su vez conllevará que desde CESM se retire la denuncia que se había interpuesto y que ya había admitido a trámite el Tribunal Supremo, pidiendo además medidas cautelarísimas para frenar esta situación que limitaba los derechos de los residentes.