E.P. Madrid.- El Ministerio de Sanidad y Consumo pactará con las oficinas de farmacia el volumen máximo de medicamentos de prescripción que se puedan dispensar sin receta médica, sobre todo de antibióticos, tras constatar la creciente aparición de resistencias a estos medicamentos, según ha informado la ministra Ana Pastor. La titular de Sanidad también tiene entre sus planes informar a los médicos del coste económico de los fármacos que prescriben y hacer posible que surjan genéricos "de forma inmediata" tras el vencimiento de las patentes de los fármacos de marca, agilizando los procedimientos actuales.

La ministra aprovechó su participación en un coloquio organizado con motivo de la presentación del Instituto de Estudios Farmacéuticos (IEF) para anunciar una batería de medidas a su juicio "fáciles, baratas y sencillas" para hacer posible la contención del gasto en medicamentos, para que éste crezca "en los mismos términos" que el gasto sanitario general.

En concreto, Pastor apostó porque "se evite la dispensación de medicamentos (de prescripción) sin receta en nuestro país". Para conseguir este objetivo, Sanidad tratará de acordar con los farmacéuticos, en el marco de la revisión del Pacto de Sostenibilidad, "qué volumen de medicamentos" se puede dispensar sin receta, una medida "de sentido común y que no cuesta nada".

No obstante, indicó que su deseo es que ese volumen sea de cero, y no ocultó que esta medida "va a suponer que baje sensiblemente en nuestro país el número de envases de antibióticos que se venden". Para Pastor, el nivel de resistencia a los antibióticos de la población española supone ya "una señal de alarma".

Por otro lado, apostó por buscar "vías alternativas" con el sector para aumentar el grado de penetración de los medicamentos genéricos, y se preguntó por qué los fabricantes de estos medicamentos "no tienen margen para nada" y muchas veces tienen que abandonar la idea. En este sentido, apostó porque se aprueben genéricos "de forma inmediata" en cuanto caduque la patente de un determinado medicamento de marca, cosa que en este momento, dada la actual regulación, no es posible. "En el campo de los genéricos todavía hay mucho que hacer", dijo.

Informar a los médicos

En relación con los médicos, destacó su "buena formación", y constató que "tal vez no tienen toda la información" sobre los medicamentos. Por este motivo, anunció que hará posible que tengan las fichas técnicas de los nuevos medicamentos "en tiempo y forma" y trabajará para explicar a los facultativos "qué coste tienen los medicamentos" que prescriben, poniendo a su disposición "información clara" sobre precios y también en materia farmacoterapéutica.

Para conseguir estos objetivos, la Administración tendrá que ser "ágil" y proporcionar a los médicos la información rápidamente, como es su obligación.

La titular de Sanidad destacó que actualmente "es la industria quien está informando a los profesionales" a través de la visita médica, procedimiento que "contribuye de manera determinante" al gasto farmacéutico, como se pone de manifiesto al analizar las prescripciones.

En cualquier caso, indicó que el derecho de todos los españoles a gozar de la misma prestación farmacéutica vendrá recogido en la futura Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, proyecto que ha logrado un "elevado grado de consenso". "No nos podíamos permitir otra cosa", dijo.

Entre otros elementos, la ley contemplará las condiciones básicas de dispensación, el reconocimiento del papel de las oficinas de farmacia y demás agentes de la cadena del medicamento a la hora de garantizar el uso racional de los fármacos, la receta electrónica y la unidosis.

En relación con este último tema, aseguró que se trata de una medida "de sentido común" que los ciudadanos entenderán perfectamente al margen de que haya quien piense que poniendo "piedrecitas en las ruedas" (en referencia al retraso en la puesta en marcha del programa piloto de unidosis, previsto inicialmente para el 1 de marzo) se podrá demorar su puesta en marcha.

Por otro lado, expresó su preocupación sobre los productos sanitarios que, a diferencia de los medicamentos, no tienen el precio intervenido, y destacó que existen comunidades que pagan a los proveedores a más de 450 días, con el consiguiente encarecimiento de los productos.

En cualquier caso, Ana Pastor aseguró que todas estas medidas se llevarán a cabo desde el respeto a la legalidad y a al derecho de la industria a aprovechar sus patentes.

Baja inversión en I+D+I

En relación con la investigación, la titular de Sanidad destacó la contribución de la industria a la hora de que España tenga una importante presencia de uno de los sectores más innovadores. No obstante, consideró que la inversión en investigación, desarrollo e innovación (I+D+I) de la industria farmacéutica "sigue siendo baja en España", aunque ha registrado "un repunte" en los últimos años. Esto se debe, a su juicio, a que el desarrollo ha sido "bastante desigual" y mientras una parte de los laboratorios ha apostado por invertir en I+D+I, otra no lo ha hecho.

Sobre la revisión del Pacto de Sostenibilidad, que actualmente negocian Sanidad y la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica (Farmaindustria), Pastor aseguró que la negociación está "avanzada", y destacó que el objetivo del Ministerio es que el gasto en medicamentos crezca en el entorno de lo que crece la economía del país (PIB nominal). "La industria tiene que colaborar en ese mayor esfuerzo que se le está pidiendo", agregó. En cualquier caso, indicó que no llevará este tema a la próxima reunión del pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

Medicamentos sin receta

En relación con la potenciación de las especialidades farmacéuticas publicitarias (EFP), el subsecretario del Ministerio, Pablo Vázquez, intervino en el coloquio posterior a la presentación para explicar que ésta es una cuestión que debe estar precedida por el lanzamiento, en colaboración con la industria, de campañas sobre el uso racional del medicamento en las que se está trabajando y que verá la luz previsiblemente en los próximos meses.

Por su parte, el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, José Enrique Hours, lamentó que el medicamento se esté presentando "como un problema" ante la sociedad, lo que es "injusto". Desde este punto de vista, apostó por "dar otra visión" de los fármacos ante la opinión pública "al margen de intereses sectoriales".

Al acto asistieron, entre otros, el portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Sanidad del Congreso, Mario Mingo; el presidente y director general de la Asociación para el Autocuidado de la Salud, Ramón Rocabert y Rafael García Gutiérrez, respectivamente; la presidenta de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), Isabel Vallejo; y el gerente de Aproafa, Félix Puebla.