E.P. Madrid.- El Ministerio de Sanidad y Consumo ya cuenta con el respaldo del Grupo Nacionalista Vasco (PNV) para aprobar el proyecto de Ley de Calidad y Cohesión del Sistema Nacional de Salud (SNS), según ha informado la portavoz de este grupo, Margarita Uría.

Tras distintos contactos entre las dos partes en los últimos días, el departamento de Ana Pastor ha decidido aceptar la práctica totalidad de las enmiendas de este grupo. En concreto sólo quedan tres enmiendas vivas del PNV que afectan a los programas de formación y posgrado de profesionales.

El PNV considera que el desarrollo profesional y la carrera profesional han de ser regulados en el futuro Estatuto Marco "por lo que no tiene sentido que se haga ninguna referencia en esta Ley". Este planteamiento no es compartido por el Gobierno por lo que probablemente no sea aceptado.

No obstante, la portavoz del PNV se felicitó por el talante negociador ofrecido por Pastor y aseguró que "hoy por hoy el proyecto de Ley tiene el voto favorable" de su grupo parlamentario, salvo que las futuras negociaciones en el trámite en las cámaras varíen la actual situación. "Era una ley que no queríamos, pero (en materia de competencias) deja lo suyo a las Comunidades Autónomas", destacó, contrastando el acuerdo alcanzado con otras cuestiones políticas que actualmente hoy hacen que exista una mala relación entre el Gobierno y el PNV.

Uría también aseguró que ha conseguido el compromiso de la ministra para que "a corto plazo" sean transferidos a las Comunidades Autónomas los bienes del antiguo Insalud.

Por su parte, la ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, agradeció al PNV, en un acto oficial, su postura "dialogante" y confirmó el acuerdo entre ambas partes en "prácticamente" todos los artículos.

"Tengo que agradecer al PNV la capacidad de diálogo y de entendimiento que ha mostrado", afirmó la ministra, estimando que con las propuestas defendidas por el grupo vasco la ley "ha salido enriquecida".

Ronda de contactos

La ministra ha iniciado una ronda de contactos con el conjunto de los grupos parlamentarios, previa a la constitución de la ponencia de este proyecto de Ley en el Congreso el próximo martes. También se ha reunido con Izquierda Unida y Coalición Canaria.

Fuentes de IU y CC han informado que todavía separan a ambas partes cuestiones como la financiación de las nuevas prestaciones. No obstante, todos ellos destacan el talante negociador de la ministra y su disposición a estudiar sus propuestas, aunque todavía no se ha alcanzado ningún compromiso. La portavoz de IU, Marisa Castro, precisó que "aún no hay nada cerrado" y que como la práctica totalidad de partidos de la oposición "se sigue negociando" en este ámbito.

Los representantes de IU volverán a reunirse con el equipo de Pastor este viernes, confirmó Castro, indicando que la ministra "es una mujer abierta al diálogo y a la negociación a través de reuniones con los partidos políticos con el objetivo de mejorar el Proyecto de Ley".

En su reunión con Pastor IU hizo especial hincapié en sus reivindicaciones en cuanto a financiación adicional para garantizar las nuevas prestaciones sanitarias, y mayor y más real participación de los órganos democráticos implicados en las decisiones sanitarias, además de criticar la "excesiva centralidad" del Proyecto de Ley del PP, explicó Castro.

Carlos Aymerich, de BNG, es más pesimista. Según informó, actualmente "todo está en el aire", a pesar de "las buenas palabras" de Pastor.

"Tengo, creo, buena sintonía con todos los grupos porque creo que en la vida lo importante es flexibilizar para que otros se acerquen y en ese sentido por mi parte no van a tener ninguna duda de que eso va a ser así", destacó, por su parte, la ministra.