La Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad ha mantenido un nuevo encuentro con los sindicatos. Tal y como ha informado la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), se trataba de una reunión del grupo de trabajo de mejora de las condiciones laborales de los profesionales sanitarios. Un encuentro que ha resultado una primera toma de contacto para abordar los temas más urgentes que afectan a los profesionales del Sistema Nacional de Salud.

De esta forma, los responsables ministeriales han admitido a CESM la necesidad de asegurar la calidad de la Formación Sanitaria Especializada. Por ello, Sanidad ha mostrado su disposición para hacer las modificaciones necesarias en el RD 1146/2006. Esta normativa regula el periodo de residencia de los médicos del SNS.

Respecto a las propuestas de subidas salariales, Sanidad ha explicado que necesitan hacer un estudio previo. En el mismo pretenden recopilar la información de cuáles son las cantidades que se perciben en cada territorio. No obstante, actualmente existen importantes diferencias.

Por otro lado, en la reunión se ha admitido que se producirán modificaciones en el Estatuto Marco. En concreto, en los artículos 9, 33 y disposición adicional 17. Es decir, aquellos que afectan a la temporalidad. El objetivo es lograr encajar los acuerdos alcanzados para intentar reducirla. Sanidad se ha puesto de fecha límite para conseguirlo el verano de 2022.

CESM y el RD 1146/2006

CESM ha expuesto, junto al sindicato de enfermería, Satse como miembros de FSES, la situación de los profesionales sanitarios. Estos llevan una década soportando recortes, todo agravado por la pandemia de COVID. Es por ello que el SNS necesita de manera urgente revertir la fuga de profesionales. Esto solo será posible logrando un entorno favorable y una mejora en general de las condiciones de trabajo.

Una de las áreas que preocupa es la situación de la formación sanitaria especializada.  A este respecto aportaban algunas propuestas concretas. Entre ellas asegurar los tiempos de descanso y articular un incremento de al menos 500 euros mensuales en el salario MIR. También que los residentes cobren trienios como ocurre con sus compañeros europeos. En el caso de las especialistas en formación embarazadas, el RD 1146/2006 no debe de recoger que realicen jornadas de 12 horas, sino un máximo de 8 horas y estar exentas de atención continuada/guardias con una readaptación del puesto de trabajo.

En cuanto a otras propuestas generales, desde CESM piden identificar aquellos aspectos que influyen más en las condiciones de trabajo (jornada laboral, descansos, salud laboral, conciliación, retribuciones, la edad, los años de servicios prestados, etc.). Igualmente proponen medidas concretas para Atención Primaria, como plantillas perfectamente dimensionadas que permitan asumir las incidencias. En Atención Especializada apuntan cuestiones diversas como el reconocimiento del tiempo de continuidad asistencial entre turnos.