El Ministerio de Sanidad ha presentado su campaña para fomentar las medidas de seguridad de cara a esta Navidad.  Se trata de un spot publicitario, que se difundirá entre los días 9 y 31 de diciembre. El mismo hace hincapié en la importancia de la limitación de los contactos en las reuniones en el ámbito privado. También en seguir todas las medidas previstas por las autoridades sanitarias, con la finalidad de evitar nuevos contagios frente a la COVID-19.

Dicha campaña llegará a la población a través de spots, cuñas, gráficas y banners en castellano y lenguas cooficiales.  El lema de la misma es #ElMejorRegaloEsCuidarnos. En concreto, recoge la historia de una cena familiar en la que están representados miembros de distintas edades. En ella, se hace hincapié en la importancia de ventilar los espacios; lavarse las manos con agua y jabón; usar las mascarillas también en las reuniones familiares; mantener la distancia interpersonal y limitar el número de contactos.

Endurecer las medidas previstas

Por otra parte, Salvador Illa, ha instado a “no pensar en nuevas medidas” de restricciones de cara a las navidades. El ministro de Sanidad entiende que las medidas previstas “ya son muy drásticas”.  Pese a ello, ha matizado que “siempre hay la posibilidad de que, si las cosas no evolucionan de la forma que esperamos, se endurezcan las medidas”.

Asimismo, Illa ha apelado de nuevo a la responsabilidad.  “No podemos poner un policía en cada casa”. Además, ha reiterado que las medidas previstas ya están “ajustadas a realidad”.  Sobre todo con el objetivo de “no dilapidar lo que se ha conseguido con tanto esfuerzo en la segunda ola”.

En cualquier caso, Illa ha insistido en que las recomendaciones sanitarias apuntan a que “cuanto más se restrinjan los contactos muchísimo mejor”. También ha explicado la excepción de familiares y allegados. “Todo el mundo sabe que un allegado es una persona con vinculación afectiva importante”, ha indicado.

Respecto a la vacunación, Illa se ha mostrado “seguro” de que la población española tendrá una respuesta “muy positiva”. “Es una vacuna voluntaria, nadie va a estar obligado, pero cuenta con la garantía europea que es de las más estrictas y, cuando se autoricen, son sin ningún lugar a dudas seguras”, ha defendido.