En el marco de la Jornada del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos 2018, celebrada este viernes, la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha presentado el Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos 2019-2021, actualmente en fase de aprobación por las Comunidades Autónomas, y cuyo objetivo es “reducir el uso de antibióticos y la necesidad de su uso”.

Entre los retos del nuevo PRAN 2019-2021 están la implementación de los Programas de Optimización de Uso de Antibióticos (PROA) en Atención Primaria, la ampliación de los Programa REDUCE en diferentes sectores ganaderos y la mejora de la formación de los profesionales sanitarios a través de iniciativas como el Acuerdo Marco recientemente firmado con Facultades Biosanitarias de todo el país. Se trata de una estrategia conjunta que cuenta con la coordinación del Gobierno con las Comunidades Autónomas, sociedades científicas, organizaciones colegiales, universidades y más de 300 expertos.

Unas 33.000 personas mueren cada año en Europa como consecuencia de infecciones provocadas por bacterias resistentes, mientras que en España, según datos de los Registros de Actividad de Atención Especializada (CMBD), las infecciones por microorganismos multirresistentes causan anualmente 3000 muertes en los hospitales. “No se trata de ser alarmistas, pero tampoco de ocultar una realidad”, ha señalado la ministra. De continuar esta tendencia, en 2050 la resistencia a antimicrobianos podría causar 10 millones de muertes al año, lo que, aparte del elevado coste económico, supondría la muerte prematura de 300 millones de personas, en palabras de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, María Jesús Lamas.

 España, a la cabeza en consumo

De acuerdo con los datos recogidos en el marco del PRAN, el consumo total de antibióticos en el ámbito de la salud humana se redujo en España un 4,34% entre 2016 y 2017 y en salud animal un 14% entre 2014 y 2016. Sin embargo, nuestro país continúa entre los que más antibióticos consume en salud humana de la Unión Europea, según los datos publicados por el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC). En el ámbito extrahospitalario se sitúa entre los primeros del ranking (receta oficial, mutualidades y privada), mientras que en el área hospitalaria está ligeramente por encima de la media europea. Por este motivo, según la ministra, “el uso de los antibióticos, principalmente en los casos de abusos y de utilización inadecuada, es un asunto que debe figurar de forma prioritaria en la agenda de los gobiernos, y más en nuestro caso”.

Elevado coste

La Jornada del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos se ha celebrado en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, con la colaboración del de Agricultura, Pesca y Alimentación. Se trata de una iniciativa para la divulgación científica organizada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) que, en esta ocasión, ha reunido a más de 200 personas.

Dos de las intervenciones han corrido a cargo de los profesores de Economía David Cantarero y Jorge Mestre, quienes han centrado su intervención en las consecuencias económicas del incremento de la resistencia; incremento que podría acarrear un coste de hasta 88 billones de euros en el PIB global en los próximos 35 años. Además, la continuidad del nivel de resistencia podría derivar en situaciones de pobreza extrema para 24,1 millones de personas y provocar importantes pérdidas económicas como consecuencia de los efectos de este fenómeno en las exportaciones y en las pérdidas de productividad derivadas de la incapacidad laboral.

Por su parte, Víctor Jiménez Cid, profesor de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha presentado el proyecto SWI@Spain/MicroMundo, dirigido al descubrimiento de nuevos antibióticos, con el que pretende fomentar la cultura científica y la vocación investigadora entre jóvenes estudiantes y que involucra a más de 300 estudiantes universitarios y casi 2.000 de ESO/Bachillerato.

Premios

Como clausura de la Jornada, la ministra de Sanidad ha hecho entrega de los Premios PRAN 2017, cuyos galardonados han sido la Red de Vigilancia Microbiológica de la Comunidad Valenciana (RedMIVA); el proyecto INCREMENT, presentado por Jesús Rodríguez Baño; el artículo “Diseminación de Enterobacterias portadoras de mcr-1 en agua residual en España”, presentado por Bruno González-Zorn; la Guía de Terapéutica Antimicrobiana Aljarafe 3ª edición, presentada por Rocío Fernández Urrusuno; y el proyecto “El uso de la WebQuest con alumnos de Biología y Geología de 1º ESO para el estudio de resistencias”, presentado por Elisa Paúl Fantova.