El Ministerio de Sanidad ha publicado sus recomendaciones COVID para este verano. De esta forma, insiste en que, en las zonas de baño, el riesgo asociado al COVID-19 es «tan alto como el de cualquier otro exterior«. Por ello, piden evitar las aglomeraciones y mantener una distancia interpersonal de al menos 1,5 metros entre no convivientes. En estos casos, también pide el uso de mascarilla higiénica cuando no se pueda mantener la distancia interpersonal. Aún así, en el momento del baño no será necesario su uso.

También piden mantener una adecuada higiene respiratoria. “Toser o estornudar en el codo o utilizar pañuelos desechables de papel”, recuerdan. Estos se depositarán en un contenedor apropiado, realizando higiene de manos posterior.

Recomendaciones COVID para este verano

Entre las recomendaciones COVID para este verano, Sanidad aborda más cuestiones. Entre ellas, seguir las indicaciones de las autoridades o instalaciones respecto a sectorialización, colas, turnos o cita previa. Sanidad pide no acudir a zonas de baño personas con síntomas compatibles o en aislamiento por COVID-19, ni en cuarentena por contacto estrecho.

“Si alguna persona presenta síntomas durante su estancia en una zona de baño, se colocará una mascarilla y abandonará el espacio en el que se encuentre “. Posteriormente ha de y contactar con su centro de salud, teléfono de referencia de la comunidad autónoma o con el 112 si tiene síntomas graves.

Ahogamientos y lesiones acuáticas

En otro orden de cosas, Sanidad explica los factores de riesgo relacionados con los ahogamientos. Son principalmente la adopción de conductas de riesgo, los momentos de relajación en la vigilancia de menores, bañarse en zonas sin vigilancia, el consumo de alcohol y otras drogas cerca o dentro del agua. También las condiciones médicas como la epilepsia y los turistas no familiarizados con las particularidades de las aguas locales. Se debe tener especial atención tanto con las personas mayores como con los menores de edad.

En 2018, hubo 483 fallecidos en España a causa de ahogamientos accidentales (378 hombres y 105 mujeres), rompiendo la tendencia descendente de los años anteriores. Además, en 2019 fueron 60 las personas hospitalizadas como consecuencia de las lesiones producidas al saltar o tirarse de cabeza al agua, seis de ellas por lesión medular. Todas estas desgracias se pueden prevenir de forma muy sencilla, siguiendo las recomendaciones.