La evidencia reciente muestra que la mortalidad de los pacientes con COVID-19 puede duplicarse cuando también están infectados por el virus de la gripe. Es por ello que el Ministerio de Sanidad ha recomendado en una nota la vacunación antigripal a las personas que han superado o padecen el coronavirus. Todo ello siempre y cuando pertenezcan a los grupos de riesgo priorizados en la campaña de este año. El objetivo es “disminuir la probabilidad de complicaciones por gripe”.

Además, establece que, si estas han tenido el coronavirus de forma leve o asintomática, deberán vacunarse tras finalizar los días de aislamiento recomendados. En los pacientes ingresados será el personal sanitario quien establecerá el momento adecuado para administrarles la vacuna teniendo. Para ello se tendrá en cuenta su situación clínica.

Por otra parte, Sanidad también establece indicaciones para los contactos estrechos de un caso confirmado de COVID-19, que pertenezcan a los grupos de riesgo. A estos se les recomienda que se vacunen una vez superado el periodo de cuarentena, si no han desarrollado síntomas.

Sin contraindicaciones específicas para los grupos de riesgo

El Ministerio de Sanidad ha querido recordar que no se conocen contraindicaciones médicas para vacunar a las personas que han superado la COVID-19. Por ello, en principio, no sería necesario esperar un tiempo específico tras la enfermedad. Tampoco en los grupos de riesgo.

Todas las vacunas antigripales disponibles durante esta campaña son inactivadas. Así, las contraindicaciones que presentan son, como en la mayoría de vacunas, el padecer una enfermedad aguda moderada o grave. También haber sufrido una reacción alérgica grave a algún componente de la vacuna.

Finalmente, Sanidad destaca que la inmunosupresión y el embarazo no son contraindicaciones para la vacuna antigripal inactivada. De hecho, estas personas se incluyen como grupos de riesgo y están priorizados para vacunación.