El Ministerio de Sanidad ha publicado la séptima actualización de la Estrategia de Vacunación. Como novedad, se recoge la propuesta de vacunar contra la COVID-19 a las embarazadas o en periodo de lactancia con vacunas de ARNm, como las ya aprobadas de Pfizer o Moderna.

“Aunque los ensayos clínicos de las vacunas no incluyeron embarazadas, los datos disponibles, principalmente de utilización de las vacunas en EE.UU., no indican ningún efecto adverso sobre el embarazo”, señalan en el documento consensuado entre CC. AA. y el Ministerio.

En particular, la Estrategia cita un estudio recientemente publicado en Estados Unidos que incluyó a 36.591 embarazadas que se habían vacunado con vacunas frente a la COVID-19 de ARNm, y que no encontró señales de seguridad adversas.

Dado que las vacunas de Pfizer y Moderna se han estudiado más en embarazadas, Reino Unido recomienda su preferencia de utilización, aunque en las que recibieron una primera dosis de AstraZeneca recomiendan completar la pauta con la misma vacuna.

Vacunación de adolescentes

Por otra parte, el texto apunta que, una vez autorizada la indicación de la vacuna de Pfizer para su utilización en el grupo de edad entre 12 y 15 años, se propone priorizar a los niños de 12 años (año de nacimiento 2009 o anterior) con condiciones de muy alto riesgo, en situación de gran dependencia y aquellas en centros de personas con discapacidad intelectual, centros tutelados y centros de educación especial.

El documento recuerda que el personal docente de educación infantil, primaria y secundaria se priorizó no solo respecto del resto de la población, sino incluso de otro personal docente como el de bachillerato y universidad, con el objetivo de “proteger el derecho a la presencialidad en el aula de los niños y adolescentes en aplicación del principio del interés superior del menor”.

Asimismo, la actualización también incluye un nuevo grupo de vacunación, el 10, correspondiente a personas entre 40 y 49 años (nacidas entre 1972 y 1981, ambos inclusive), que recibirán “las vacunas que se consideren en función de la disponibilidad, el contexto de la pandemia y de las evidencias”.