Redacción, Madrid.- El Ministerio de Sanidad tiene previsto publicar este año dos documentos, uno sobre fibromialgia y otro sobre fatiga crónica, para distribuirlos entre los profesionales sanitarios con la intención de informarles y facilitarles formación para el tratamiento de las citadas patologías, y para que los pacientes que sufren estas patologías puedan recibir tratamientos específicos.

En una respuesta parlamentaria sobre lo que se está haciendo en torno a ambas patologías, el Gobierno señala que la cobertura sanitaria del Sistema Nacional de Salud español es de las más amplias de los sistemas públicos del mundo y que los afectados por fatiga crónica tienen derecho a recibir las prestaciones correspondientes, si bien en la normativa actualmente vigente no se detallan tratamientos específicos para estos pacientes, como tampoco ocurre en el caso de los restantes colectivos que padecen otras patologías, lo que no significa que no reciban la atención que precisan en cada caso.

En una reunión celebrada el 9 de abril 2002, la Subcomisión de Prestaciones del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), a raíz de la creación de un grupo de trabajo para realizar un documento de consenso para todo el Sistema Nacional de Salud, sobre situación y pautas de abordaje de la fibromialgia, acordó que paralelamente se abordaran estos mismos aspectos para la fatiga crónica. Se constituyó un grupo de trabajo, formado por expertos designados por las Comunidades Autónomas, y hasta la fecha se ha reunido en tres ocasiones (la última de ellas el pasado 12 de diciembre), considerando oportuno sus componentes abordar separadamente la problemática de ambas patologías iniciado sus trabajos con la fibromialgia.

Este grupo de trabajo ha elaborado un documento en el que se recogen recomendaciones acerca del diagnóstico y tratamiento de la fibromialgia y se señala su impacto vital, familiar, sanitario y laboral. Dicho documento se presentó el pasado 16 de enero de 2003, con el fin de que las Comunidades Autónomas designaran revisores, para que con sus sugerencias concluir cuanto antes el documento de consenso.

Asimismo, en la mencionada reunión se planteó a las Comunidades Autónomas que ratificaran o modificaran la designación de los expertos participantes en el grupo para comenzar a abordar un documento similar para fatiga crónica. Una vez elaborados ambos documentos, y revisados por otros expertos y por las Sociedades científicas implicadas, se procederá a su publicación por parte del Ministerio para su distribución entre los profesionales sanitarios, a través de los Servicios de Salud. Con este fin se incluyeron ambas publicaciones en el Programa Editorial del Ministerio de Sanidad y Consumo del año 2003.