Los profesionales del Departamento de Sanidad y de Servicios Generales de la Administración de Baleares van a recuperar sus derechos laborales perdidos durante los pasados años debido a la crisis. Así lo ha ratificado el Gobierno balear que ha establecido un calendario a partir de 2017. De este modo asume los acuerdos alcanzados en las mesas sectoriales del pasado 5 de diciembre.

A partir del 1 de enero, los sanitarios contarán con mejoras en el régimen de incapacidad temporal. Así recuperarán el cien por cien de la incapacidad desde el quinto día, y en las vacaciones, según se desprende del acuerdo del Consejo de Gobierno. Asimismo los trabajadores de Sanidad recuperarán los días de vacaciones a los que tenían derecho por antigüedad, con un día hábil por quince años de servicio; dos días hábiles por veinte años; tres días por 25 y cuatro días por 30 años.

Del mismo modo, volverán a tener derecho a una parte de los días de asuntos propios por antigüedad que les fue suspendido en 2012, el 50 por ciento a lo largo de 2018 y el cien por cien a partir del 1 de enero de 2019. El Consejo de Gobierno también ha dado el visto bueno a que dispongan de hasta cuatro días anuales de ausencia sin reducción de sueldo y sin necesidad de presentar la baja médica en los días que no vayan al trabajo bien por enfermedad o accidente que no estén ligados a una incapacidad temporal.

En el ámbito del personal funcionario de servicios, el acuerdo implicará el retorno a los cerca de 4.000 trabajadores de derechos laborales que habían sido suprimidos hace cuatro años. Se prevé la recuperación en situaciones excepcionales, a partir de enero de 2017, de un complemento económico sobre la prestación reconocida por la Seguridad Social hasta alcanzar el máximo del 100 por ciento de las retribuciones que correspondan a las personas afectadas en cada caso.

 

Los socialistas piden el derecho a la segunda opinión médica

Por otro lado, el Grupo Parlamentario Socialista de Baleares demandado al Ejecutivo balear que se reconozca el derecho  de los pacientes a obtener una  asegunda opinión médica a través de una Proposición No de Ley (PNL). Según ha explicado el parlamentario socialista Vicenç Thomàs  la propuesta recoge un "vacío" que tiene la comunidad y que ya está reconocido en otros territorios del Estado.

Thomàs ha adelantado que este derecho se contempla en el artículo 11.4 de la Ley de Salud de 2003, pero que nunca ha sido desarrollado mediante un decreto, por lo que la intención de su formación es que el mismo pueda tener un desarrollo normativo. A juicio del diputado socialista  este derecho fomenta "la autonomía del paciente en relación a los servicios sanitarios y el reconocimiento del papel protagonista del ciudadano en lo que hace referencia a su salud".

Asimismo, el Grupo Parlamentario Socialista ha pedido a través de otra PNL la regulación de la publicidad en el ámbito de la salud. La propuesta, según ha adelantado Thomàs, se presenta porque "la publicidad en el ámbito sanitario a veces no está sujeta a las exigencias publicitarias" de veracidad y fiabilidad, por lo que consideran que es necesario "incluir mecanismo que controlen y regulan la publicidad" del sector. "No solo hay en juego intereses económicos, sino también el derecho a la salud de las personas", ha sentenciado el parlamentario socialista.