Durante la reunión de la sección de agresiones al personal de centros sanitarios del Observatorio de Castilla y León se ha puesto de manifiesto que en 2021 se produjeron un 30 por ciento más de agresiones. En concreto, 599 sanitarios de Castilla y León sufrieron algún tipo de agresión, verbal o física.

Esto supone concretamente un aumento del 29,4 por ciento, respecto a las 401 agresiones de 2020). Asimismo, el un número total de incidentes es de 530, lo que también se traduce en un aumento de un 32,2 por ciento (desde los 401 anteriores).

Por categorías profesionales, en 2021 fueron víctimas de agresiones 222 médicos, 218 enfermeras, 69 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE). También 40 celadores y 43 administrativos y auxiliares administrativos.

Por sexo, las profesionales sanitarias agredidas representan el 82,6 por ciento de las víctimas. En concreto, son 495 mujeres frente a 104 hombres). En el caso de los agresores, son mayoritariamente varones, con el 57,4 por ciento de los violentos.

Precisamente el perfil de los agresores se completa con que es una única persona en el 89,5 por ciento de las ocasiones, usuario del sistema en el 64,9 por ciento y reincidentes uno de cada ocho (12,5 por ciento). Cuantitativamente el número de violentos en 2021 ha sido de 643 (373 hombres y 270 mujeres).

Agresiones a los sanitarios de Castilla y León

Sobre esta cuestión se ha manifestado el viceconsejero de Asistencia Sanitaria, Planificación y Resultados en Salud, Jesús García-Cruces Méndez. En concreto, ha expresado la "preocupación" de la Consejería ante el "notable" incremento de incidentes y agresiones en los últimos años a los sanitarios de Castilla y León.

Por su parte considera que puede explicarse por la situación del coronavirus, la gestión de la enfermedad y las alteraciones que ha producido en el servicios sanitario. No obstante, ha supuesto cambios de actuación e instrucciones en la atención sanitaria.

Ante el aumento de las agresiones a los sanitarios de Castilla y León se han tomado diversas medidas. Así, se llevan a cabo acciones de concienciación a la población; iniciativas formativas para evitar las agresiones y mantener el buen ambiente en los centros sanitarios; y se continúa trabajando en el botón de llamada directa a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Todo ello a través de la aplicación de la historia clínica electrónica, un acceso “muy directo” e “inmediato”. "Es una ligera novedad que estamos introduciendo. Queremos que este año esté consolidado” ha apuntado García-Cruces Méndez.