El Departament de Sanitat de la Generalitat ha multado con 9.005 euros a la clínica Cefer de Barcelona, la primera que logró cuatro embarazos y partos "uno de ellos, de gemelos" por fecundación de óvulos congelados. Sanitat ha concluido que la clínica cometió dos faltas graves: hacer investigaciones que no se ajustaban a la ley usando óvulos congelados sin autorización de la Administración, y publicitar esos trabajos, según recoge el diario LA VANGUARDIA en su edición del jueves, 20 de marzo.

Simón Marina, director de Cefer, se lamentó ayer de la sanción y avanzó que la recurrirá. Mantiene que Cefer tenía permiso del comité ético al que está adscrita y que se difundió la noticia de los embarazos cuando ya se había informado a una revista científica.

Los embarazos se conocieron en mayo pasado y encolerizaron al Ministerio de Sanidad, que tachó de ilegal el uso de óvulos congelados. La ley de Reproducción Asistida de 1988 autorizó el uso de semen congelado pero dejó en suspenso el de óvulos hasta que las técnicas fueran eficaces. Marina y otros expertos defendían que ya lo son. El Gobierno ha acabado legalizando el uso de óvulos congelados, aunque el decreto publicado hace un mes impone condiciones, como un seguro de responsabilidad civil.