Sanofi y GSK  han firmado un acuerdo para suministrar 300 millones de dosis de su vacuna adyuvada para la COVID-19. Esta seria suministrada a la Unión Europea una vez fuera aprobada. También permitirá la donación a países de ingresos bajos y medios. Este acuerdo para la vacuna COVID-19 confirma el anuncio realizado el pasado 31 de julio por parte de ambas compañías. El mismo, marca un hito importante en la protección de las poblaciones europeas frente a la COVID-19.

La vacuna candidata se basa en la tecnología de proteínas recombinantes y la establecida tecnología adyuvante de GSK.  La tecnología de proteínas recombinantes actualmente es empleada por Sanofi para producir una de sus vacunas contra la gripe.

El uso de un adyuvante es de particular importancia en una situación de pandemia, ya que puede ayudar a reducir la cantidad de proteína de vacuna requerida por dosis, lo que permite producir más dosis de vacuna y, por lo tanto, contribuir a proteger a más personas. Algo vital en este acuerdo para la vacuna COVID- 19.

Acuerdo para la vacuna COVID-19

El acuerdo para la vacuna COVID-19 permitirá la compra por parte de todos los Estados miembros de la Unión Europea (UE). También contribuirá a los esfuerzos de ampliación de la capacidad de producción de Sanofi y GSK. El antígeno y las dosis finales de vacuna se fabricarán en Europa en los centros industriales de ambas compañías ubicados en Bélgica, Italia, Alemania y Francia.

Las compañías anunciaron el pasado 3 de septiembre el inicio de los ensayos clínicos fase  1 y 2.  La previsión es comenzar el estudio fase 3 a finales de 2020.  La aprobación regulatoria podría solicitarse en la primera mitad de 2021.

Por otra parte, en julio de 2020, Sanofi y GSK anunciaron la colaboración con el gobierno de los Estados Unidos para suministrar hasta 100 millones de dosis de su vacuna recombinante adyuvada para la COVID-19. El gobierno de los EE UU tiene la opción adicional, de ampliar la compra de hasta 500 millones de dosis más.