SATSE pide mejoras laborales para los profesionales que trabajan en las residencias de mayores. El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha propuesto diversas medidas y actuaciones para cambiar el actual modelo de residencias de mayores de España. Asimismo, ha solicitado que los enfermeros y fisioterapeutas que prestan su atención y cuidados en estos centros sociosanitarios «mejoren sus condiciones laborales y profesionales».

El Ministerio de Derechos Sociales y las consejerías de Servicios Sociales han acordado definir los criterios mínimos que deberán cumplir en un futuro las residencias de mayores. Ante esta circunstancia, Manuel Cascos, presidente de SATSE, ha trasladado a Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, «la urgente necesidad de dar una solución a los distintos problemas y deficiencias que sufren estos centros y que repercuten directamente en la atención y cuidados que reciben todos sus residentes».

El sindicato se ha mostrado dispuesto a participar de forma activa en la configuración del futuro modelo para los centros sociosanitarios. En este sentido, ha apuntado que el objetivo es «garantizar la mejor atención y cuidados posibles a las personas mayores».

Infradotación de las plantillas

Respecto a la infradotación de las plantillas de enfermeros y fisioterapeutas, SATSE ha criticado que la media de personas mayores por cada enfermero supera los 100-150 residentes. En algunos centros, incluso, cada profesional atiende a más de 200 personas. La mayoría de estos profesionales trabajan en turnos de mañana y, en muchos menos casos, en los turnos de tarde y de noche.

La entidad que preside Manuel Cascos se ha referido a estos «profesionales que sufren unas condiciones laborales y retributivas muy precarias que les obligan a buscar nuevas oportunidades de trabajo en otros ámbitos asistenciales».

En cuanto al modelo propuesto, sería aquel que garantizara «una atención integral centrada en la persona». En dicho sistema debería tener un papel fundamental la figura de un profesional de referencia capaz de desplegar un amplio abanico de competencias sanitarias, sociales y relacionales que garanticen la coordinación con los distintos miembros del equipo y con las familias.

Auditorias independientes

SATSE también ha reclamado «auditorías exhaustivas e independientes» en todos los centros sociosanitarios, ya sean públicos, privados o concertados. Las conclusiones de los informes deberían ser públicos. Asimismo, ha pedido protocolos y normas básicas de obligado cumplimiento en atención sanitaria y cuidados, higiene, alimentación, ocio y tiempo libre, ejercicio y apoyo psicológico.

Igualmente, otras reclamaciones del Sindicato de Enfermería han sido:

  • Creación de un órgano de coordinación entre los sistemas sanitario y social.
  • Establecer un sistema integrado de información.
  • Asegurar la calidad de las prestaciones.
  • Definir los protocolos a seguir en casos de crisis sanitarias.