Satse ha reclamado el uso de mascarillas quirúrgicas en los centros sanitarios. El Sindicato de Enfermería ha pedido a las consejerías autonómicas de Sanidad que posibiliten la entrega de, al menos, una mascarilla quirúrgica a cualquier persona que acuda a un centro sanitario con una mascarilla higiénica. El objetivo es disminuir el riesgo de por COVID-19.

Asimismo, Satse ha mencionado “el alto número de contagios entre los profesionales sanitarios” que se sigue produciendo. Ya suman más de 123.000 desde el inicio de la pandemia. “Según la evidencia científica, se registran en su mayoría en su lugar de trabajo, por una exposición constante a aerosoles portadores del virus”. Por ello, la organización sindical ha vuelto a pedir la utilización de mascarillas FFP2 para todo el personal sanitario.

La entidad sindical ha recordado que una mascarilla higiénica, ya sea de tela (reutilizable) o celulosa (no reutilizable) debe tener una alta capacidad de filtrado. La mascarilla debe cumplir una serie de requisitos de fabricación y estándares de calidad. En caso contrario, existe un riego claro de posible contagio. Precisamente este jueves el Ministerio de Consumo ha anunciado nuevas medidas para perfilar los requisitos en la venta de mascarillas higiénicas. Así, solo podrán comercializarse las testadas por laboratorios acreditados.

Mascarillas quirúrgicas en los centros sanitarios

Sate ha reclamado que se utilicen siempre al menos mascarillas quirúrgicas en los centros sanitarios, pero ha reconocido que es difícil distinguirlas. “A simple vista no podemos saber si una persona que acude a un hospital o centro de salud lleva una mascarilla higiénica debidamente homologada”. Por ello, el sindicato ha reclamado “proporcionar, al menos, una mascarilla quirúrgica”. “La mayoría de la población está muy sensibilizada sobre la necesidad de usar las mascarillas adecuadas. Sin embargo, el desconocimiento o una mala utilización puede llevar a situaciones donde los profesionales sanitarios y cualquier persona puedan contagiarse“, han indicado.

En este sentido, Satse asegura que en algunos centros sanitarios ya se ha optado por dar mascarillas quirúrgicas y no permitir a ninguna persona la entrada a los mismos sin ponérselas, algo que, a su juicio, “se debe generalizar en el conjunto del Estado”. “No vemos ninguna razón, ya sea de tipo económico u organizativo, para no posibilitar la entrega de mascarillas quirúrgicas en el conjunto de centros sanitarios”.