Según los últimos datos dados a conocer a principios de semana, la incidencia acumulada en los menores era de 123,3 casos por cada 100.000 personas en los 14 días previos. Un dato mayor que la media de toda la población, que se situaba en 83,4 casos. Ante estos datos, Satse reivindica que exista una enfermera escolar en cada centro educativo.

Así, Satse resalta que “se ha podido constatar la labor decisiva de la enfermera escolar”. En concreto, a la hora de “evitar y controlar el virus en aquellos centros y territorios en los que ya se cuenta con este profesional sanitario”.

De hecho, tras el inicio del nuevo curso escolar 2021-2022, Satse critica que los consejeros de Sanidad y Educación “siguen sin asegurar un entorno seguro y saludable en el conjunto de los centros educativos”. En concreto, al no apostar por la implantación de la enfermera escolar.  “Una figura que beneficia, no solo al alumnado, sino a madres y padres, profesorado y al conjunto de la comunidad educativa”, insiste Satse.

La implantación generalizada de la enfermera escolar

De igual manera, Satse defiende la “implantación generalizada de esta figura. Así, “una vez se acuerde el inicio la campaña de inmunización entre los menores de 12 años, la administración de las vacunas se pueda hacer en los mismos centros educativos”.

La enfermera escolar sería la encargada de gestionar, preparar y administrar las dosis pertinentes. También de hacer el seguimiento y control de posibles efectos adversos. “Todo ello siempre en coordinación y colaboración con Atención Primaria”, añade este sindicato.