CESM y SATSE han manifestado su absoluto rechazo ante la posibilidad de recortes salariales a profesionales sanitarios. Así han mostrado su incredulidad de que el agradecimiento a los profesionales sanitarios por su lucha contra la pandemia se vaya a materializar en forma de recortes. Este comunicado se relaciona con la posibilidad de que el Gobierno congele los salarios a los empleados públicos ante la crisis económica.

Más allá de su lucha contra la pandemia, los sindicatos han presentado más argumentos. Así recuerdan que estos profesionales arrastran los efectos de la congelación/bajada de salario durante los últimos 10 años, que aún no han recuperado. Estos recortes salariales han llegado a suponer una pérdida de en torno a un 30 por ciento del poder adquisitivo.  “No necesitamos agradecimientos, pero desde luego necesitamos mucho menos su encarnizamiento contra los profesionales”.

Por ello señalan que no aceptarán pasivamente una congelación o recortes salariales de médicos, enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas.

Incrementos en vez de recortes salariales

En lugar de recortes salariales, ambas organizaciones sindicales reclaman al Gobierno que los Presupuestos Generales del Estado de 2021 incluyan un incremento de los sueldos. Tanto SATSE como CESM reiteran que el trabajo de los profesionales sanitarios siempre conlleva un riesgo para su vida y salud. Incluso para su entorno más cercano.

De otro lado, desde las organizaciones sindicales se incide en que una congelación salarial iría en contra de lo reflejado en el dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica.  En concreto, a la hora de reforzar el funcionamiento de nuestro Sistema Nacional de Salud a través de la mejora de las condiciones laborales y profesionales del personal sanitario.

Así, los sindicatos concluyen que “los profesionales sanitarios estamos cansados de oír buenas palabras desde las tribunas públicas”. Por ello lo que necesitan son acciones.