L.S, Barcelona.- "El trabajo del médico de familia no debe limitarse al tiempo asistencial", ha afirmado el doctor Ramón Morera, presidente de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (SCMFiC). Morera ha asegurado que esta reivindicación será una de las prioridades de la citada entidad científica a partir del próximo mes de septiembre, ya que, "entendemos que el tiempo dedicado a visitas ha de ser sólo una parte del tiempo contratado, mientras que hay que reservar otra para llevar a cabo actividades de formación, atención al domicilio, Medicina comunitaria…"

La realidad actual, caracterizada por "la presión asistencial del médico de familia", ha señalado este experto, "nos lleva a que todo el tiempo se lo lleve la consulta y el resto de aspectos de la medicina de familia se vayan perdiendo paulatinamente". Y con esta convicción de potenciar la parte no asistencial en la práctica de la Medicina de familia, la SCMFiC está elaborando, junto con el Instituto de Estudios de la Salud (IES) un proyecto de refuerzo de la vertiente comunitaria de la especialidad. "Intentaremos reforzar la formación, aumentar la conciencia y también la factibilidad de la parte comunitaria", esgrime el doctor Gonçal Foz, quien fuera el primer presidente de esta sociedad científica catalana.

Se abordarán todos los aspectos que impliquen el control de la salud de las personas en relación a sus determinados ámbitos comunitarios y, según estos expertos, se pondrán en marcha actividades preventivas no sólo a nivel individual sino, sobre todo, relacionadas con la realidad social y comunitaria de la zona. Como anuncia quien fuera primer presidente de SCMFiC, "en cierto modo, el médico es, además del responsable del primer nivel asistencial, el primer nivel de salud pública".

Disponer de tiempo para realizar otras actividades, al margen de la tarea asistencial, en opinión del doctor Foz, pasa también por buscar la manera de agilizar trámites para no perder tanto tiempo en aspectos burocráticos. "El Servicio Catalán de la Salud tiene que ponerse las pilas, porque nos está pidiendo trámites que, en mi opinión, resultan absolutamente innecesarios y que se basan en una falta de confianza en los profesionales". Se refiere el doctor Foz a temas como el de la validación de recetas, "un trámite que, entiendo, se basa en la falta de confianza de la Administración en los profesionales de la Medicina de familia", ha apostillado.

La informatización de la información sería, en este sentido y según estos expertos, una herramienta útil para la agilización de los citados trámites. Sin embargo, Morera ha reconocido que "si bien la informatización es fundamental para no perder tiempo en la parte administrativa de nuestro trabajo, también es un tema que nos genera cierta inquietud, dado que el desarrollo tecnológico se ve como un posible riesgo de vulnerar el secreto profesional".

El actual presidente de la SCMFiC ha asegurado que, a su modo de ver, "el medio de transporte de la información sanitaria debería ser la tarjeta sanitaria, un instrumento que tendría que ser casi personal y compatible en toda Europa, y no sólo en la empresa que te visita" y ha añadido que "la Administración tendría que procurar que todos los sistemas informáticos fueran compatibles para que la información sanitaria la llevara encima cada paciente". La confidencialidad de la información sanitaria y cómo se conjuga esto con la creciente informatización de los centros de Atención Primaria catalanes son objeto de una "reflexión ética" en un documento que la Sociedad tiene listo y que en breve distribuirá a todos sus socios.

Completan los proyectos en los que SCMFiC trabajará una vez pasado el verano en la puesta en marcha de un grupo de trabajo que intentará definir "cuáles son los equipamientos mínimos necesarios en los centros de Atención Primaria en Cataluña para, posteriormente, reivindicar que se garantice dicho equipamiento mínimo en todos los centros de salud de la comunidad", ha explicado Morera. Además, la sociedad prepara un documento que recoge, en palabras de este experto, "los compromisos que creemos que los políticos deben tener para con la Sanidad. Reivindicamos, en él, la importancia de poder realizar una buena actividad asistencial, en beneficio del buen funcionamiento del sistema sanitario". El documento será remitido, en los próximos meses, a los partidos políticos catalanes.

20 años de SCMFiC

Fundada en 1983, ahora se cumplen veinte años de la constitución de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria que, en este tiempo, ha pasado del centenar de socios firmantes en el acto fundacional a los más de tres mil que la forman actualmente. "Consolidar la especialidad, tener presencia en el mundo médico y dar prestigio a la Atención Primaria" fueron los primeros objetivos de esta Sociedad, cuyo primer presidente considera que se han conseguido totalmente.

Sin embargo, algún proyecto se ha quedado en el camino, el principal, según Gonçal Foz, es "el reconocimiento universitario". La SCMFiC cree que el conocimiento de los estudiantes sobre la Medicina de familia es "escasísimo" y, en palabras de Ramón Morera, "las universidades son entidades muy vinculadas a los hospitales, sobre todo a los servicios de Medicina Interna y creemos absolutamente necesario que se integre al programa de formación universitaria la visión de la medicina familiar". Además, el presidente de la Sociedad asegura que "el actual gobierno del Estado ha tenido cierta sensibilidad y está de acuerdo en que se tiene que dar este paso, pero la Universidad tiene suficiente autonomía y todavía no ha hecho ningún avance en este sentido".

Diagnóstico de la Sanidad catalana

"Actualmente en Cataluña tenemos buenos profesionales, un buen nivel de motivación y un buen nivel competencial. Tenemos un diseño de la reforma de Primaria que, en su momento fue bueno pero del que ahora se tendría que hacer un replanteamiento a fondo". Éste es el diagnóstico de Ramón Morera sobre la Atención Primaria catalana. Pide un replanteamiento que, en su opinión, tendría que ir orientado a aspectos como "el importante papel que juega la enfermería en este nivel asistencial,las deficiencias en cuanto al número de médicos, el horario laboral o en equipamiento".

Gonçal Foz, más partidario de completar la reforma que de rediseñarla, asegura que "existe una falta de equidad entre profesionales integrados y no integrados en dicha reforma. Éste es un tema a resolver" y añade que "de alguna forma, no se acaba la reforma, sino que ahora empieza, ya que todavía quedan muchas cosas por hacer".