El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se actualiza la normativa existente en materia de prevención y control de la legionelosis en España. La propuesta partía del Ministerio de Sanidad.

Este Real Decreto viene a sustituir al anterior del año 2003. Así, contempla los avances y mejoras técnicas, nuevas medidas de gestión del riesgo e innovaciones necesarias para un mayor control de las instalaciones o equipos susceptibles de convertirse en focos de exposición humana a la bacteria.

Gracias a este Real Decreto se regula el régimen de responsabilidades de los titulares de las instalaciones. Es decir, tanto de las personas titulares de torres de refrigeración y condensadores evaporativos, como de las empresas de servicios externos y de las empresas de servicios que realicen operaciones de prevención y control de legionella en las instalaciones a su cargo.

Prevención y control de la legionelosis en España

Por otro lado, en este RD de prevención y control de la legionelosis se establecen los distintos requisitos de las instalaciones y de la calidad del agua. También los planes de control de la legionelosis en España y las actuaciones de la autoridad sanitaria. Así, se determina la realización obligatoria de un Plan de Prevención y Control de Legionella (PPCL).

En el mismo, se incluirán, entre otros, un diagnóstico inicial y descripción detallada de la instalación. También los programas de mantenimiento y revisión de instalaciones y equipos, además de documentación y registros que reflejen las actividades y controles establecidos en los programas.

Tal y como queda establecido en el Real Decreto, la autoridad sanitaria coordinará las actuaciones de todos los profesionales que intervengan en la investigación de casos o brotes de legionelosis. Siempre teniendo en cuenta lo establecido por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Asimismo, la autoridad sanitaria decidirá las actuaciones que deberá realizar la persona titular de la instalación. Estas podrán ser, entre otras, la limpieza y desinfección de choque con remuestreo a los 15-30 días; la posible paralización total o parcial de la instalación; la realización de reformas estructurales. También se establece que se podrá utilizar cualquiera de los biocidas autorizados y registrados para el tratamiento de las instalaciones.