Por primera vez en Europa, pacientes con diabetes tipo 2 pueden iniciar tratamiento con canagliflozina. Recientemente la Comisión Europea ha aprobado la extensión de la indicación de canagliflozina, gracias a los resultados del estudio ‘Credence’. Registrado por Mundipharma con el nombre de ‘Invokana’,  refleja beneficios renales en pacientes con enfermedad renal diabética y diabetes tipo 2.

Los resultados demostraron que canagliflozina consiguió una reducción del riesgo relativo del 30 por ciento en el objetivo primario compuesto del estudio, en comparación con placebo. Este objetivo combinado incluye la enfermedad renal diabética terminal (ERT), duplicación de la creatinina sérica y muerte renal o cardiovascular.

En concreto la indicación de canagliflozina 100 miligramos está destinada a  pacientes con una tasa de filtrado glomerular estimado entre 60 and 45 mL/min/1,73m. Además, pacientes diabéticos tipo 2 con albuminuria y una tasa de filtrado glomerular estimado 30 mL/min/1,73m pueden también iniciar tratamiento con canagliflozina y mantenerlo hasta diálisis o trasplante renal.

El autor principal del estudio, Vlado Perkovic, exponía que “canagliflozina es el primer avance médico en casi 20 años que ha demostrado enlentecer la progresión de la enfermedad renal crónica en pacientes con diabetes y alto riesgo de sufrir un fallo renal”. Asimismo, los resultados del estudio ‘Credence’ tienen implicaciones clínicas muy relevantes en la prevención del fallo renal. Por ello,  han sido incorporados en las principales guías renales, diabéticas y cardiovasculares a nivel global para la enfermedad renal diabética.

Tratamiento de la enfermedad renal diabética

Este paso supone un recuerdo por parte de  la Agencia Europea del Medicamento en el tratamiento de la enfermedad renal diabética. Este debe considerarse un objetivo fundamental del tratamiento de la diabetes tipo 2. Por lo tanto, es crucial que los médicos tengan tratamientos efectivos para ayudarles a detener la progresión de esta complicación potencialmente mortal.

Canagliflozina está aprobada en la Unión Europea desde 2013 para el tratamiento de adultos con diabetes tipo 2.  En concreto para aquellos casos no suficientemente controlados, asociados a dieta y ejercicio, ya sea como monoterapia o añadida a otros medicamentos hipoglucemiantes.